Los ‘Hispanos’ debutan con una agónica victoria sobre Alemania

La selección española salvaguarda un triunfo por 27-28 amenazado incluso fuera de tiempo

Los hispanos celebrando la victoria agónica.
Los hispanos celebrando la victoria agónica. Cadena SER

La selección española de balonmano inició el camino hacia el ansiado oro olímpico, el único título que les falta a los 'Hispanos' en el palmarés, con una agónica victoria por 27-28 sobre a Alemania en su debut en los Juegos Olímpicos.


Los de Jordi Ribera no pudieron cantar victoria hasta el último segundo, cuando vieron cómo el postrer lanzamiento final de Philip Weber, ya con el reloj a cero, se marchaba por encima de la portería de Gonzalo Pérez de Vargas.


Emocionante final que plasmó mejor que nada la igualdad reinante entre españoles y alemanes, dos equipos que se han enfrentado ya en tantas ocasiones en los últimos grandes campeonatos que es muy difícil que se puedan sorprender. Esta circunstancia hizo que el triunfo se decidiera por pequeños detalles, apenas ligeros matices, en los que el conjunto español estuvo más acertado que su rival en los instantes finales del encuentro.



España llegó a los dos últimos minutos por detrás en el marcador (27-26), tras dejarse escapar la renta de hasta tres goles (16-19) que llegó a disponer en el arranque de la segunda mitad.


Salvador Álex Dujshebaev



Pero si hay un jugador español que parece disfrutar cuando las cosas se ponen más complicadas, ese es Álex Dujshebaev, que volvió a dar muestras de que no le tiembla para nada el brazo en los momentos decisivos. De hecho, un latigazo de Dujshebaev permitió a los 'Hispanos' igualar la contienda (27-27) a poco más de un minuto para la conclusión.


Pero si fundamental fue el arrojo de Dujshebaev, no menos lo fue el del extremo Ferrán Solé, que permitió a España entrar en el último minuto con la posesión de balón tras provocar la falta en ataque de Marcel Schiller. Una extraordinaria acción defensiva que Alex Dujshebaev no desaprovechó para poner definitivamente a la selección española por delante en el marcador (27-28) con un gol marca de la casa.


Un desenlace agónico

España se dispuso a defender su ventaja durante cincuenta eternos segundos en los que Alemania jugó con siete jugadores de campo tras retirar de la pista al portero Andreas Wolff. Una superioridad numérica que el conjunto germano no pudo aprovechar ante la rapidez de piernas de los jugadores españoles, que parecieron asegurarse definitivamente el triunfo tras forzar el extremo Ángel Fernández una nueva falta en ataque.


Pero ni aún así pudo respirar el equipo español que vio como Eduardo Gurbindo entregaba el balón al rival, concediendo a Alemania una última falta que Webber no pudo aprovechar, otorgando, esta vez ya sí, la victoria (27-28) a los 'Hispanos'.


 

Temas relacionados
Deporte nacional Balonmano

para ti

en destaque