UDA 2-2 Oviedo: Almería, así es imposible

Errores graves, miedo y otro regalo para desperdiciar un 2-0 de ventaja

El efecto Rubi empezó maravillando. La UD Almería sorprendió con una primera parte muy regular, con fútbol vertical, dos goles que incluso se quedaban cortos por las oportunidades que se generaban y no había rastro de los problemas de antaño, sin dejar atrás algunos desajustes propios de una semana loca con un relevo en el banquillo y otra forma distinta de ver el fútbol. Con el míster todos empiezan de cero y hasta el descanso el nivel de algunos jugadores como Joao Carvalho fue prometedor, así como de Umar Sadiq, que recuperó la sonrisa. Antes, José Corpas había fallado un penalti; el segundo sí lo transformó el nigeriano; y el propio Pichichi, que ya suma 18 en Liga, parecía firmar la sentencia con un disparo raso que imposibilitó la estirada de Femenías. Primera mitad de verticalidad, ocasiones, y pocos problemas defensivos. Todo era alegría y disfrute. Pero luego llegó la tormenta.


La caída
El 2-0 permitió al Almería volver al césped con margen para poder desenvolver su fútbol, esperando que las estrellas brillaran. En un abrir y cerrar de ojos, el partido se fue por la borda. Jorge Cuenca falla al dar un pase a Sergio Akieme muy cerca del área y Nahuel lo aprovecha para robar y asistir a Obeng, quien fusila a Makaridze. Minuto 53, el principio del fin. Como el que conecta el interruptor de la luz, ese gol apagó totalmente a los rojiblancos. Se perdió el orden, la pelota quemaba, el Oviedo se iba creciendo y no se generaban ocasiones. Que este equipo tiene muchos problemas para defender no se queda en una anécdota, sino el auténtico talón de Aquiles. 


Espesos
Ni rastro de un Almería que controlaba todo en la primera parte. En lugar de asentarse, serenarse y bajar las pulsaciones, fueron subiendo el nerviosismo y las dudas. Si Cuenca tuvo un fallo que se puede catalogar de accidente, a Buñuel le pasó lo mismo. Había recuperado el balón ante Borja Sánchez junto al córner, pero se lía a la hora de despejar -con su rival en el suelo- y hace falta. 



Centro lateral significa peligro máximo de gol para el Almería. Dos rematadores en el área, siendo el segundo Simone Grippo, que de lanzamiento acrobático ajusta la pelota al palo para que Makaridze no tuviera ni opciones de detener el 2-2. Con estos errores y la falta de contundencia en acciones a balón parado va a ser muy difícil conseguir el ascenso por la vía del Play Off. Rubi ha tenido tres días para tratar de corregir algunas situaciones de juego y en ataque se notó su mano, con los jugadores disfrutando, utilizando el control-pase y generando peligro. Ni el más pesimista podía pensar que ese 2-0 al descanso se transformaría en empate final. Sin embargo, esta historia no es nueva y el míster tiene mucho trabajo en el aspecto mental.


El futbolista no tiene que ir con miedo; admitir que se puede cometer un error y no hundirse en él. Con Rubi se han visto los primeros brotes verdes, limitando el fútbol cansino de lado a lado sin generar peligro por la verticalidad, aunque atrás sigue faltando seguridad, y eso también está en la cabeza. La racha interminable sigue su curso y ya son 8 puntos de 27. Peligra la tercera plaza. El Almería tiene que disfrutar y no sufrir en el campo.



FICHA TÉCNICA

UD ALMERÍA Makaridze, Buñuel, Maras, Cuenca, Akieme, Morlanes (Brian Rodríguez, 86’), Petrovic, Carvalho (Ramazani, 92’), Corpas (Juan Villar, 86’), Lazo (Villalba, 68’) y Sadiq.


REAL OVIEDO Femenías, Bolaño, Grippo, Carlos Hernández, Diegui, Tejera (Jimmy, 45’) Édgar, Mossa (Borja Sánchez, 65’), Nahuel (Arribas, 88’), Borja Valle (Rodri, 74) y Obeng (Blanco, 74’).


GOLES 1-0, min 21: Umar Sadiq, de penalti. 2-0, min 33: Umar Sadiq. 2-1, min 53: Obeng. 2-2, min 84: Simone Grippo.


ÁRBITRO Ais Reig. 


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/6/deportes/214006/uda-2-2-oviedo-almeria-asi-es-imposible

 

Temas relacionados
Fútbol Segunda División Rubi

para ti

en destaque