El Estadio Mediterráneo supera ya los siete meses sin aficionados

La goleada ante el Deportivo (7 de marzo) fue el último partido en casa con público

El Estadio de los Juegos Mediterráneos sigue en silencio, callado, como si por él no pasara el tiempo con un césped fantástico, pero con unas butacas vacías, como sin sentimiento de la UD Almería, sin esa pasión que tiene el aficionado rojiblanco que adora y ama, al equipo de su querida tierra, de su Almería.
El tiempo va pasando, las semanas también, los meses... y seguimos sin ‘señales de vida’ de los espectadores, de los incondicionales del proyecto del ministro saudí Turki. Normal por la vida nueva que ha traído este virus que ha cambiado tantas cosas en nuestras vidas, en el mundo.

El tiempo
Se han superado ya los siete meses, los 200 días, sin aficionados en la gradas del Estadio de los Juegos Mediterráneos, donde solo la prensa gráfica sí es testigo directo de los partidos del equipo rojiblanco en el recinto deportivo de la Vega de Acá desde la grada, mientras la prensa escrita, uno por medio, y las radios, otro por medio, pueden acceder a un Estadio de los Juegos Mediterráneos que sigue triste, esperando volver a la normalidad recibiendo a esos aficionados que sufren con las derrotas y disfrutan en las victorias en el planeta fútbol.

Novedades

La nueva vida en el Estadio de los Juegos, que será de ‘Champions’, según el proyecto presentado hace unos días, ha hecho hasta que la prensa escrita acceda al recinto deportivo a una hora, los fotógrafos a otra y los locutores a otra hora, cumpliendo el protocolo de la Liga en estos tiempos donde todo es nuevo, sigue siendo nuevo, ya que no es fácil adaptarse a estos nuevos tiempos donde sigue mandando el coronavirus.


El tiempo parece que se paró aquel 7 de marzo con el último partido del Almería con público en el Estadio de los Juegos Mediterráneos; aquella goleada 4-0 fue la última fiesta rojiblanca en la grada, la última fiesta de unos hinchas que siguen sufriendo viendo a su Almería desde casa por la televisión  y escuchando el Carrusel Deportivo de la Cadena SER, cantando los goles desde la distancia. Aquella goleada al Deportivo de La Coruña, con los dos goles de Darwin Núñez, uno de Iván Balliu y otro de Juan Muñoz, siguen en el corazón de los aficionados del Almería, unos aficionados que están tan lejos, pero tan cerca del gran proyecto del ministro.


Los asientos del Mediterráneo siguen en silencio, esperando a esos abonados que sueñan por las noches viendo a su Almería en un Estadio que continúa echando en falta calor y color.  



 

Temas relacionados
Fútbol Segunda División LaLiga

para ti

en destaque