Carlos García abre su corazón más rojiblanco

El exrojiblanco está con Jordi Cruyff entrenando a Ecuador

Carlos García en el Dangdai chino después de cerrar su etapa de jugador.
Carlos García en el Dangdai chino después de cerrar su etapa de jugador. La Voz

Carlos García (Barcelona, 1984), decidió colgar las botas para dar un paso de gigante en su carrera deportiva. Aquel central que llegó al club rojiblanco en 2005 procedente del Polideportivo Ejido, hizo carrera en el Mediterráneo para vivir los años más brillantes de la historia. Ascendió con Unai Emery y fue miembro de la plantilla que logró la mejor clasificación en 1ª, octavos con Emery. El central acabó su etapa tras el descenso en 2012 para firmar por el Maccabi de Tel Aviv, en Israel. Luego jugaría una campaña con el Alanyaspor turco.


LA VOZ y Cadena SER se pusieron en contacto con Carlos. Está en Barcelona con la familia a la espera de volver a retomar la actividad. Es segundo entrenador de la Selección Absoluta de Ecuador, formando equipo con Jordi Cruyff. Para llegar a este punto ha aprendido de sus magníficos años como futbolista, en especial los que pasó en Almería: “El 2007 fue el que más disfruté de mi carrera deportiva. Se unió el sentimiento del Almería en toda la provincia. La ciudad había pasado de la desilusión al entusiasmo y empezaron a creer en nuestro proyecto”.


Inolvidable
El partido que se le quedó grabado a Carlos García fue el 2-0 ante el Real Madrid en el primer curso del Almería en la élite después de casi tres décadas. Los goles de Juanito y Negredo tumbaron al conjunto blanco en un Mediterráneo con 22.000 personas en las gradas. Además, llegaron incluso a soñar con Europa: “La culminación de aquel Almería fue el 2-0 ante el Real Madrid, que ese mismo año terminó siendo campeón de Liga. La progresión fue muy grande aquellas temporadas”. Fue en 2012 cuando Carlos dejó el Almería para irse a Tel Aviv. Cerraba un círculo y abría otro con la Champions League como principal reto. A sus 36 años se siente muy satisfecho de sus decisiones: “Creía que mi nivel como futbolista había llegado ya a un máximo en España y di el paso de irme a Israel para jugar Champions y Europa League. Viví cosas diferentes en el deporte y en la vida”.



El Almería
Desde Barcelona está siguiendo el trabajo de Turki Al-Sheikh en el club y le encantaría que hiciera realidad el sueño por el que en su día peleó Alfonso García: la ciudad deportiva. Este paso sería definitivo, según Carlos, para que el Almería se convierta definitivamente en una entidad a tener en cuenta a todos los niveles: “En mi etapa allí, en el fútbol base el jugador almeriense se iba por obligación, y ahora es por elección. La cantera permite tener una formación y si finalmente se hace la ciudad deportiva y la obra del Estadio que anunció el presidente, Almería disfrutará aún más”.


Del Chongqing Dangdai Lifan a Ecuador

La primera experiencia de Carlos García en los banquillos llegó de la mano de Jordi Cruyff. Estuvieron juntos en el Chongqing Dangdai Lifan, hasta que firmaron un contrato por la Selección Nacional de Ecuador. El objetivo es clasificar al equipo para el próximo Mundial.


“Viví momentos inolvidables. Siempre di el máximo por el Almería y las emociones de aquellos años se me han quedado grabadas. Cuando hablo de Almería solo me vienen grandes recuerdos”, explica el catalán.

 

más leídas

últimas de Deportes

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería