La crisis del COVID-19 obliga a retocar contratos y calendarios

UEFA ya estudia con las federaciones y clubes variar los plazos de fichajes

Rubiales y Tebas.
Rubiales y Tebas. AS

"Un estado excepcional requiere medidas excepcionales". Así de tajantes se muestran los expertos en derecho deportivo acerca de los efectos que el coronavirus dejará en el fútbol. La RFEF, la Liga y AFE, a través del sindicato internacional FIFpro, no sólo trabajan contrarreloj estos días codo con codo con el CSD, la UEFA e incluso la FIFA para tratar de recomponer la situación esta temporada. Más o menos esa papeleta ya está encarrilada. Lo que de verdad va a ser un trastorno será encajar las siguientes. Según ha podido saber AS, ya se están estudiando medidas que podrían revolucionar la política de contratación, acordando prórrogas por si hay que jugar más allá del 30 de junio, los periodos de fichajes y la organización de los calendarios internacionales, con drásticas reducciones.

Lo que más urge es qué pasará si esta temporada se alarga más allá de lo estipulado porque la pandemia no permita reiniciar los campeonatos en abril, como los más optimistas sueñan. Si eso sucede, habrá que retocar, entre otros muchos, los contratos de los futbolistas, algo en lo que deberán ponerse de acuerdo clubes y profesionales ya que la las licencias están vinculadas al contrato laboral. FIFA sabe que esta solución es clave y por eso quiere modificar con urgencia el Reglamento del Estatuto y Transferencia de los Jugadores. Según varios presidente de Primera, esto se puede hacer de forma muy rápida e incluso telemática. El único problema sería qué hacer con los jugadores que ya hayan acordado otro contrato a partir del 1 de julio. Los juristas se consuelan pensando que todos los clubes se verían afectados de la misma manera. Se mantendría la igualdad.

Otro hándicap proviene de las televisiones, por los ingresos que aportan. En las 11 jornadas que quedan sería complicado mantener las 10 franjas horarias al tener que jugarse cada tres días y solaparse competiciones. Tebas asegura que, si el fútbol no se reinicia hasta mediados de mayo, "se jugará cada 48 horas", pero habrá que tener en cuenta la salud de los futbolistas. Aunque no está reflejado en ningún artículo, FIFA pide que haya al menos 72 horas de descanso entre partidos.

Con la elaboración de los calendarios nacionales e internacionales se esperan las mayores novedades. Alargar o comprimir este final de temporada, con varias suspensiones por el camino, va a cargar notablemente la campaña 20-21. Por eso, ya se trabaja en la idea de reducir el formato de casi todas las competiciones. La UEFA, que ha derrochado flexibilidad, tiene varios planes para hacer una gran criba en las fases previas de la Champions y, sobre todo, en la Europa League. El objetivo es acelerar el proceso de clasificación y aligerar el calendario. Dependiendo de cuándo finalice la actual temporada, hay varias opciones para la próxima, con alternativas que incluyen playoffs y jugar Final Four.

España no se quedará atrás si hay que reestructurar. No se descartan eliminatorias a partido único durante toda la Copa. E incluso algunas ligas ya están proponiendo la elaboración de grupos en la competición nacional o mezclar una fase regular con playoffs por el título y el descenso. No se descarta ni tener que recurrir a un formato reducido este mismo curso si el coronavirus sigue manteniendo el confinamiento. Este nuevo orden también podría requerir que los futbolistas acorten sus vacaciones. Tampoco se descarta que, ante las apreturas, se puedan ampliar las plantillas más allá de las 25 fichas. Aunque eso podría chocar con el control económico. El coronavirus obligará más que nunca al consenso.


 

más leídas

últimas de Deportes

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería