Carácter, ilusión y compromiso, las claves de un triunfo espectacular

De principio el técnico visitante tomó ventaja pero el local acabó imponiéndose

Darwin Núñez celebrando su gol al Mirandés.
Darwin Núñez celebrando su gol al Mirandés. Juan Sánchez

El fabuloso espectáculo futbolístico que se vivió el pasado sábado en el Estadio Mediterráneo  podría utilizarse didácticamente en la formación de nuevos entrenadores. Porque tanto dentro como fuera del terreno de juego hubo tanto contendido futbolístico que es difícil que vuelva a acumularse en otro partido.

Desde el pitido inicial de Areces Franco quedó establecido que el Mirandés llegaba a Almería con una brillante lección táctica muy bien asimilada.
Superioridad en el centro del campo, velocidad y precisión en las transiciones, presión agobiante y buscar la espalda de los centrales locales aprovechando la posición adelantada de la retaguardia almeriense, fueron las armas que le valieron al cuadro burgalés para adelantarse en el marcador y enviar a la caseta a César de la Hoz con más de 70 minutos de juego por delante.


Pero cometieron un gran error al no apuntalar el resultado con el segundo tanto y acabando pagándolo. José María Gutiérrez, Guti, era consciente de que le partido se le iba de las manos y movió ficha. Pasó a jugar con tres centrales adelantando la posición de los laterales, Balliu y Jonathan, que entró por Corpas en el minuto 32.


Mano de santo. El cambio de dibujo atascó al Mirandés y dio al cuadro local una amplitud de miras que le permitió dar la vuelta al marcador en los primeros tres minutos de la continuidad, eso dejando en la caseta las disputas con el colegiado. Una gran triunfo, de los que hacen afición, que dan moral a los protagonistas y prestigio ala entidad, basada en el carácter, la ilusión, la fe y el compromiso de su plantel.


 

más leídas

últimas de Deportes

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería