Este sábado cita con la cantera de Pescadería

Las viejas glorias vuelven para regalar su fútbol

Este es el Valdivia que jugó el Campeonato de España en Castellón.
Este es el Valdivia que jugó el Campeonato de España en Castellón. La Voz

Pescadería convoca a sus leyendas del fútbol. Valdivia y San Roque medirán sus fuerzas con jugadores que vistieron las elásticas amarillas y negras o azules y blancas respectivamente, y que jugaban sus encuentros como locales en el desaparecido campo de ‘Las Tres Tumbas’.  Se ha programado un encuentro a las 6 de la tarde de mañana sábado.


Los elegidos

La lista definitiva de los 40 es: Caballa, Chatete, Martínez, Casi, Caracoles, Manolillo, Chelo Núñez, Méler, Méler II, Tori, Furia, Hernández, Abomi, Antonio y Pepe Cayuela, Justo, Andrés el Buho, Zoyo, Pepico, Chiqui, Fernandillo, Gracián, Pepito, Geromo, Cayuela, Valverde, Carmelín, Hermi, Fermín, Añiqui, Luis Zoyo, Suárez, Sebas, Diego Crespo, Paco Martín, William, Rafa, Martín, Schuster y Bigotes.

Se jugarán dos partidos. El primero será de pocos minutos y en el segundo encuentro igualmente vamos a disfrutar de una enorme calidad.


La casa de la cantera

El campo se hizo por obra y gracia de Antonio Reyes y sus compañeros de directiva. El presidente del San Roque quería acabar de una vez con el exilio de sus jugadores por otros barrios de la ciudad y se puso manos a la obra llamando a la puerta del ayuntamiento hasta aburrir a sus dirigentes. No estaba solo, tenía detrás a todo un barrio futbolero y a dos clubes hermanos que tocaban el sueño con las manos.


Todo el día jugando

Este campo daba las medidas reglamentarias y se jugaron partidos oficiales hasta la categoría Regional Preferente. Los niños jugaban en él las 24 horas del día porque se hizo para ellos en un lugar seguro, alejados del tráfico y de las calles en cuesta del barrio.


Aquello fue la explosión para la cantera del Valdivia y el regreso para algunos jugadores del barrio que se ‘alistaron’ al San Roque ante la llamada del presidente Reyes. Fueron el orgullo y la envidia a la vez. Salían jugadores y se multiplicaban las categorías por generación espontánea. Aquello se iba de las manos porque la fábrica estaba a pleno rendimiento.

El barrio de Pescadería acondicionó los accesos al recinto y cada sábado y domingo tocaba fútbol en un campo donde la grada principal estaba en pleno cerro desde donde se veía el fútbol fenomenal. Se hicieron vestuarios, el vallado de todo el recinto y hasta proyectaron una grada que no se llegó a culminar porque la caída de unas piedras al terreno de juego ponía en alertas a las autoridades que llegaron con el precinto en la mano y aquello se acabó para siempre.


No era tanto

En su corta vida el campo de las ‘Tres Tumbas’ dio para muchas anécdotas y un sinfín de comentarios que no todos se ajustaban a la realidad. Los domingos a las 11:30 de la mañana jugaba el San Roque sus partidos de Regional Preferente y por allí pasaron los mejores clubes de la provincia. Unos ganaron y la mayoría perdieron ante aquella legión de jugadores ‘alistados’ a Pescadería.

Hubo líos como en todos los campos de Almería, pero siempre estaban al cuidado del orden unos directivos liderados por Antonio Reyes que hicieron del orden una constante en su campo.



 

más leídas

últimas de Deportes

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería