Heroica derrota de un grupo que ya es histórico

Honor y admiración para las espartanas españolas, que pusieron contra las cuerdas a las mejores

Un penalti derrota a España.
Un penalti derrota a España. Cadena SER

Sabíamos que era EEUU, nadie había marcado ni un solo gol a este equipo y ellas habían hecho 18 en tres. También veníamos avisados de que nuestra rival había marcado un gol antes del minuto 12 en todos los partidos del campeonato.


Sin embargo, no conseguimos evitar que sucediera también en nuestra contra. Mapi León llegó tarde a la irrupción de Heath en el área y la derribó con un mínimo contacto que para Iturralde González fue penalti claro. Desde los once, no falló la capitana Rapinoe.


Nosotros lo sabíamos, pero nuestras rivales igual no tanto. Posiblemente el equipo de 32 profesionales que EEUU mandó para atender a sus 23 jugadoras no estaba al tanto de la furia y carácter de este grupo de espartanas. Así, España sorprendió y aprovechó un error de exceso de confianza de la guardameta para que Lucía García –un puñal envenenado por la banda derecha- robase y Jenni Hermoso definiese por la escuadra con una calidad excelsa.


Entonces vimos las armas de la número 1 del fútbol mundial, que con una presión asfixiante agobió por momentos a las jugadoras de Vilda y empezó a llegar con peligro. Nos salvamos por los pelos del disparo a la altura del punto de penalti de Ertz, que remató arriba en el 25'.


España no se amilanó y comenzó a tener más posesión, lo que había faltado en los primeros minutos. Creyeron y asustaron a las estadounidenses con la amenaza constante de Lucía García por la derecha. Bendita reacción la de Jorge Vilda que, desde que la metió en el descanso del primer partido, no la ha sacado del once, afortunadamente para España. Comentaba Álvaro Benito en Carrusel que seguramente Vilda no esperaba hacer tanto daño a las rivales como hizo durante la primera parte. Quizá fue esa confianza la que inspiró al entrenador para hacer el ofensivo cambio de Nahikari por Losada, que se marchó llorando en el minuto 31 con un golpe tremendo en la cara que le impedía ver por un ojo.


Las peligrosas llegadas de Lucía siguieron llegando también en el comienzo de la segunda parte. Solo faltaba mayor precisión en el último pase para crear el peligro. La bestial fortaleza de nuestras jugadoras –especial mención a Mapi León y Paredes- sacó del partido a Álex Morgan, la estrella rival, que no la olió.


Lo único que nos faltaba para merecer la victoria llegó, y por dónde si no era por la banda de Lucía García, que dejó a Guijarro en posición para marcar dentro del área. Guijarro dudó y metió un centro - chut que se marchó muy cerca de la portería rival. Esa fue la mejor, pero solo unos minutos más tarde, Torrecilla habilitó con un soberbio desplazamiento a Lucía García, que remató por encima de la portería rival. 


Entonces llegó, de la manera más dura, más injusta y más polémica, la jugada que decidió el partido. Acción secundaria, sin aparente peligro tras un control de Lavelle hacia atrás dentro del área. Torrecilla mete la pierna sin llegar al balón y, parece, tocando levemente en la pierna a la estadounidense, que se deja caer de forma teatral. La árbitra húngara Katalin Kulcsar pitó penalti. El VAR instó rápidamente a la trencilla a revisarlo, pero esta, tras cuatro minutos de revisión, en los que vio más de siete veces la jugada, ratificó su decisión. Volvió a acertar Rapinoe, para desgracia de Paños que no llegó por centímetros. 

 

más leídas

últimas de Deportes

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería