‘Papá quiero ser árbitro’: la vida de Borbalán

El jefe de los árbitros acompañó a nuestro internacional en su día más feliz

‘Papá quiero ser árbitro’: la vida de Borbalán
  • David Fernández Borbalán con Salva Moya en el Teatro Apolo.
  • Rafa Góngora
  • Rafa Góngora
  • 09:54
  • 16.05.2018
  • / actualizado a las 00:00
  • 16.05.2018

Un día que jamás olvidará David Fernández Borbalán y que siempre irá en su corazón tan almeriense. El precioso y coqueto Teatro Apolo abrió sus puertas de par en par para recibir a un árbitro que ha hecho historia a nivel nacional e internacional paseando el nombre de Almería por el mundo. Vivió un día mágico con la presentación de su libro: ‘Papá quiero ser árbitro’, escrito por Salva R. Moya. El libro es un recorrido por los 32 años de Borbalán en el mundo del arbitraje. Es la biografía de una ‘estrella’ del fútbol en el que participan muchas estrellas del balón: Andrés Iniesta y Raúl González, por ejemplo, son los prologuistas y Valdano firma el epílogo.


Imágenes históricas

‘Papá quiero ser árbitro’ contiene más de cien fotografías con muchas historias repartidas en más de 350 páginas. 

El libro es benéfico y su recaudación irá destinada a la Fundación Aladina, a petición del gran árbitro Fernández Borbalán. Edita Círculo Rojo. Colgará el silbato el próximo domingo, en la última jornada del Campeonato  Nacional de Liga en Primera, en San Mamés en el Athletic - Espanyol.

A los 28 años ascendió a Segunda División, con 31 debutó en Primera División y desde enero de 2010 es internacional, siendo el único árbitro almeriense que lo ha conseguido. Tiene por delante un partido muy especial porque será su última actuación después de 32 años en el mundo del arbitraje en los que ha vivido de todo. Pero la puerta grande está abierta para un fenómeno del arbitraje nacional e internacional.


Invitados

El acto, que fue precioso, contó con la presencia, entre otros invitados,  con Victoriano Sánchez Arminio, así como algunos árbitros de la máxima categoría del fútbol nacional. El Teatro Apolo se llenó para aplaudir a un grande del arbitraje español. 


Uno de los momentos especiales fue cuando Fernández Borbalán tomó la palabra y miró al cielo: "Mi padre no quería que fuera árbitro, pero a él le debo todo, como a mi madre", mientras que Sánchez Arminio, el presidente de los árbitros en España, afirmó, muy emocionado, que "perdemos al David árbitro, pero no vamos a perder a la persona; seguirá con nosotros, ligado al arbitraje, bien en el VAR o en el Comité Técnico de Árbitros. No podemos perderlo, es como mi hijo". 

Por su parte, el alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, recordó la figura: "Es un ejemplo de persona, un ejemplo de profesionalidad y un almeriense de corazón. Ha paseado el nombre de Almería por el mundo".  Juan Melero, Manolo García y el juez Luis Miguel Columna, con David.

newsletter


  • ¿Ya recibes nuestro boletín diario?
    ¿Ya recibes nuestro boletín diario?