Almería tuvo su Día de la Marmota en la película ‘Un día sin fin’

El cine italiano rodó en 2004 en la Isleta del Moro su versión de la comedia de Bill Murray

Andie MacDowell y Bill Murray en Atrapado en el tiempo y Goya Toledo y Antonio Albanese en su réplica Un día sin fin, rodada en Almería.
Andie MacDowell y Bill Murray en Atrapado en el tiempo y Goya Toledo y Antonio Albanese en su réplica Un día sin fin, rodada en Almería.
Evaristo Martínez 14:42 • 02 feb. 2022 / actualizado a las 17:52 • 02 feb. 2022

Cada 2 de febrero, la comunidad cinéfila celebra el Día de la Marmota, folclórica tradición de una pequeña localidad norteamericana convertida en universal gracias a la película ‘Atrapado en el tiempo’. Esta comedia, dirigida por Harold Ramis y protagonizada por Bill Murray y Andie MacDowell, tuvo un notable éxito el año de su estreno pero se ha acabado convirtiendo en un título de culto y piedra angular del género de los bucles temporales. Además, ha llevado de la pantalla a la vida cotidiana el concepto de Día de la Marmota como metáfora de la rutina y de los proyectos que se eternizan en el tiempo sin llegar a ninguna vía (algo que en Almería conocemos bien).


Diez años después de su estreno, antes de convertirse en el fenómeno global que hoy es, ‘Atrapado en el tiempo’ tuvo su remake europeo: algo bastante curioso, ya que suele ser Hollywood (y, ahora, el cine español) el que decide adaptar los taquillazos del viejo continente.


La cinta en cuestión, una coproducción entre Italia, España y Reino Unido, se tituló ‘Un día sin fin’. Y aunque trasladaba la acción de Estados Unidos a las Islas Canarias se rodó de forma casi íntegra en localizaciones de la provincia de Almería, sobre todo en la Isleta del Moro. En el reparto, el popular cómico Antonio Albanese secundado por figuras españolas como Goya Toledo (el gran reclamo en el cartel español), Pepón Nieto, Asunción Balaguer y Beatriz Rico.




"Rodaje muy divertido en Almería. ¡Qué bien lo pasamos! Ahí conocí a Pepón Nieto (¡no sabes lo que nos reímos!) y pasamos grandes momentos con Asunción Balaguer. ¡Qué divertida era, qué gran mujer!", ha expresado la actriz asturiana en Twitter tras la publicación de este artículo.



Si en ‘Atrapado en el tiempo’ un agrio hombre del tiempo, encarnado por Bill Murray, se ve obligado a revivir, como una maldición bíblica, la celebración del Día de la Marmota que ha ido a cubrir a la localidad de Punxsutawney, en Pennsylvania, su homólogo en la versión italiana, dirigida por Giulio Manfredonia, es un periodista, igual de odioso, especializado en temas de naturaleza y enviado por su cadena a Tenerife para hacer un reportaje sobre unas cigüeñas que han anidado en el Teide en pleno mes de agosto.


Un escenario, sin duda, mucho más caluroso que la comedia original, escrita por Danny Rubin y Harold Ramis a partir de un argumento del primero, cuya ambientación (ese pueblecito nevado) y espíritu (la redención personal, el valor de la comunidad) la entronca tanto con la tradición del ‘Cuento de Navidad’ de Dickens como con las fábulas caprianas.



El desarrollo de ambas historias es similar, si bien ‘Un día sin fin’ potencia el lado más pícaro del personaje (se acuesta con cuantas mujeres, y algún que otro hombre, del pueblo puede) y cambia la celebración del Día de la Marmota (animal al que se le hace un guiño al principio) por el del Día de la Sangría (sic), que según los guionistas se celebra cada 13 de agosto. Y en lugar del ‘I Got You Babe’ de Sonny y Cher suena repetidamente (aunque no cuando suena el despertador) otro himno: ‘Hay que venir al sur’ de Raffaella Carrà


Aunque Punxsutawney es una localidad real, ‘Atrapado en el tiempo’ se rodó en Woodstock, Illinois. Algo similar a lo que sucede con ‘Un día sin fin’, que eligió el paisaje almeriense para emular el de la isla canaria. El filme se rodó durante dos meses, entre mayo y julio de 2003, en la Isleta del Moro como localización principal aunque el equipo también se desplazo a otros rincones del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar como Mónsul, Los Escullos y Las Negras.


El rodaje contó con técnicos y figurantes almerienses e incluso en un pequeño papel con frase aparece Mariano Sopedra, uno de los referentes del teatro aficionado en nuestra provincia.


Un día sin fin’ llegó a los cines españoles en abril de 2005 y fue vista por algo más de 45.000 espectadores, que dejaron en taquilla unos 210.000 euros. A diferencia de la película en la que se basa, hoy no está disponible en España en ninguna plataforma, lo que eleva aún más su condición de ‘rareza’ (una más) rodada en Almería.

Noticias relacionadas

Temas relacionados

para ti

en destaque