Una boda supercariñosa y especial en el Cabo de Gata

Los novios se dieron un amoroso ‘sí quiero’ en un entorno único dentro del Parque Natural

De repente San José se llenó de un centenar de  pamelas y sombreros panamá, de fondo un mar suave y azulado, tan especifico de este paraje de Cabo de Gata. 

Los visitantes llegaban de todos los rincones de España y algunos de México. Era la boda de Javier y Carlos, vecinos por temporadas de estos rincones del parque. Esperaron año y medio para que la pandemia decreciera y el grupo de amigos pudieran venir y celebrar el enlace matrimonial tan deseado. 


Todas las bodas son amorosas, pero la de Javier Soloeta y Carlos Estivalez fue además superamorosa: cien personas conectadas por el cariño de todos ellos. Alma de esta ceremonia de vida y entusiasmo fue Marisol Berbés, vecina de San José desde hace más de 30 años. 



El evento se celebró en la terraza del Restaurante Cuatro Nudos, con un almuerzo/baile de cinco estrellas. El fervor poliamoroso era tal que hasta las sabrosas croquetas danzaban. En ese espacio se encontraron amigos de Bilbao, Madrid, Málaga, Almeria, Murcia, Granada, México, Galicia, Cantabria, Rioja, Navarra... compañeros o amigos de los nuevos consortes(sectores de la industria farmacéutica, administración de justicia y de la comunicación). Fueron testigos del “sí, quiero” la hermana de Javier, Itziar Soloeta, y la compañera del alma de Carlos, Charo Lozano. Maestra de esta cálida ceremonia fue Chelo Rodriguez,  periodista almeriense. Todos ellos fueron agasajados por los novios con una fiesta “años veinte” para su llegada el viernes noche y con un brunch de despedida el domingo. 


Javier y Carlos, originarios de Bilbao,  llegaron desde Madrid al Pozo de los Frailes hace ya muchos años y han querido compartir su enlace en estos parajes que tanto aman. Felicidades a los contrayentes de parte de sus amigos de la Chiquipandi de Almería.



 

Temas relacionados
San José Cabo de Gata

para ti

en destaque