Víctor Ullate y Eduardo Lao encienden la vocación por la danza en Almería

Los bailarines imparten un curso de danza clásica hasta este viernes en el centro Entreacto

Víctor Ullate da indicaciones a una de las alumnas que asisten a sus clases magistrales en Entreacto.
Víctor Ullate da indicaciones a una de las alumnas que asisten a sus clases magistrales en Entreacto.

De un lado, el que ha sido definido como “uno de los bailarines más completos de este siglo”: Víctor Ullate. De otro, el que en su día fue primer bailarín de su compañía y, desde entonces, ha destacado por su versatilidad en todos los roles asociados a la danza y, en especial, ha brillado como coreógrafo: Eduardo Lao. Ambos constituyen los profesores de lujo que imparten esta semana un Curso intensivo de verano de Danza Clásica organizado por el centro capitalino Entreacto, con su directora Juana Dorado al frente.

Un grupo de catorce alumnas de distintos niveles asisten a diario, primero, a las clases magistrales de Ullate y, más tarde, a un taller coreográfico de Lao en el que preparan una variación del ‘Amor brujo’, de Manuel de Falla. “Hemos hecho un grupo reducido por el tema de la pandemia y el nivel es variado porque no hemos querido limitar a las interesadas. Es un regalo que estén aquí; los dos han trabajado en Almería, Eduardo incluso actuó aquí cuando se inauguró el Auditorio. Y qué decir de Víctor, que fue mi profesor e intento que ahora deje su poso en mis alumnas”, apunta Dorado a LA VOZ.




Víctor Ullate alaba las “condiciones físicas y mentales” de sus alumnas almerienses y porque asegura que “no se baila solo con los pies, también con la cabeza”. A su juicio, el mayor regalo para un maestro es cuando se encuentra a un bailarín que tiene “ganas e ilusión” y está concentrado aprovechando las clases. “Han estado con los ojos como platos y las orejas igual. Para mí está siendo una experiencia estupenda”, expresa.

Por su parte, Eduardo Lao señala que su labor esta semana en Almería consiste en “sacar el lado artístico” de cada alumna y lograr que “aprendan a disfrutar bailando” después del “esfuerzo y la disciplina” que requieren las sesiones magistrales. “Como hay distintos niveles, he tratado de hacer una variación adaptada a las necesidades de cada una; la idea es que el taller les aporte un alimento de lo que es su objetivo final, que es ser profesionales”, indica.

"Esperemos poder bailar sin mascarilla"
La charla no puede abstraerse del contexto de crisis sanitaria en el que seguimos inmersos y que tan fuerte ha golpeado a la cultura y el arte. “Ha sido terrible, nosotros tuvimos que parar y esta pandemia nos ha obligado a retroceder un poco porque un artista vive de salir actuar, de que el público le vea y la carrera del bailarín es muy corta, de modo que tantos los estudiantes como los profesionales hemos perdido un tiempo precioso”, argumenta Ullate. Aún así, reconoce que “en España los teatros han cerrado lo menos posible y siempre había ahí una esperanza de que esto no se caía del todo".

“Esperemos que esto cambie y poder bailar sin mascarilla porque es un horror para la oxigenación de los músculos y desde un punto de vista interpretativo”, añade Lao.

Ambos se confiesan “unos enamorados de Almería, su gente y su gastronomía” y agradecen a Juana Dorado su invitación y que organice estos cursos porque “ama la danza como nadie y su trabajo se nota en las alumnas”. “Hoy una niña lloraba y nos daba unas zapatillas para que las firmásemos”, expresa Ullate como ejemplo de esa vocación por bailar que esta semana ellos están encendiendo más que nunca en Entreacto, en la calle Felipe II de la capital.

Eduardo Lao dirige al grupo en el taller coreográfico en el que trata de sacar el lado más artístico de las bailarinas.
Eduardo Lao dirige al grupo en el taller coreográfico en el que trata de sacar el lado más artístico de las bailarinas.




 

Temas relacionados
Danza Cultura Arte Educación

para ti

en destaque