“El cambio forma parte de la vida, lo estresante es resistirse al cambio”

José Escánez abandonó la abogacía después de 27 años. El cambio le llevó al Mindfulness

El terapeuta José Escánez, en la playa de El Alquián. Foto: Daniel Ortega
El terapeuta José Escánez, en la playa de El Alquián. Foto: Daniel Ortega La Voz

Usted trabajó 27 años en el oficio de los pleitos. ¿Qué le hizo abandonar?

Después de ese tiempo ya no me nutría, no me gustaba y me desconecté de ese mundo. De pronto me perdí en el camino. Fueron momentos de ansiedad que me llevaron a pedir ayuda profesional para reorganizar mi vida a nivel personal y profesional.


¿Se encontró con el Mindfulness?



Empecé a buscar otra forma de vida y de tomarme las cosas, y me encontré con el Mindfulness: la conciencia y la meditación. Fue una herramienta de conocimiento que me permitió conocer cómo era yo realmente y a autocuidarme sin depender de nadie.


¿La atención plena es una disciplina?



Es una herramienta de bienestar psicológico. En mis cursos las personas cambian en su forma de relacionarse con ellos mismos y con otros. Dejan de decirse aquello de, ‘debería de...’, ‘tengo que...’ y empezar de una manera más libre. Se trata de estar en el presente con bienestar y más calma. El objetivo es aquietar la mente, silenciar todas esas órdenes y mandatos que vienen de nuestros pensamientos involuntarios, sesgados y compulsivos.


¿Qué inquieta a las personas que acuden a sus cursos?

Son personas muy normales que de pronto se dan cuenta que están muy identificadas con aquello que piensan. Y esto produce un estado de estrés y ansiedad, a veces complicado. No pueden dormir bien y en algunos casos encuentran su mente dispersa que les impide centrarse. Las noticias, la vida de pareja, el trabajo... hasta que se dicen: ‘tengo el poder de elegir dónde pongo la atención y renuncio a atender otras cosas’.


¿La clave está en dónde se pone la atención?

La atención es la antesala de la conciencia. Nuestra mente está siempre con el pasado, aquello que nos ha ocurrido atrás; está con la incertidumbre que genera el futuro porque no sabemos cómo va a ser. Hay que centrar la mente en el presente, en este momento. De esta manera se aquietan todos los remordimientos y culpas que puedan venir del pasado.


¿El consumismo de estas fechas provoca sufrimiento?

El consumismo forma parte de nuestra sociedad. Hay personas más activas y otras no necesitan tanto. La compulsión genera una especie de adicción. Nos pasa con la mente cuando estamos en el móvil, cambiando de pantalla, buscando otras cosas; ocurre cuando cambias de televisor, de coche o de moto. Es un placer efímero. La felicidad no depende de un aparato nuevo, va a depender de la conexión que tengo con los míos y de las relaciones duraderas, profundas y estables.


En el siglo XX triunfó el bolero ‘Aburrida’ de Elena Burke, que puso voz a mujeres que no sabían cómo cambiar su vida.

El cambio forma parte de la vida. Cambia el cuerpo, los pensamientos y la forma de regular las emociones. Lo estresante es resistirse al cambio. Se me ocurren personas que detestan su trabajo, personas que permanecen en una relación complicada... Los cambios son buenos y saludables.


Usted conoce bien la canción ‘Volar’ de Kanka y Rozalén. ¿Es una liberación ese título?

Hay que liberarse. No es bueno estar apegado a una televisión de forma compulsiva, queriendo estar sobreinformado de todo lo que pasa. Decía Buda que “la vida es sufrimiento, y la causa de todo sufrimiento es nuestro deseo”. El deseo entendido como el control: el pensar, ‘yo quiero que las cosas sean como yo quiero’. Cuando suelto el control soy mucho más libre.


¿Qué cursos y talleres han programado para este año?

Toda la información de nuestros cursos está en la web joseescanez.com. Mi centro de yoga está ubicado en El Zapillo, en un entorno muy agradable. Los retiros los organizamos para cualquier persona interesada en asistir, en lugares de montaña impresionantes que hemos localizado en Turre y Huércal Overa. Ahí se aprecia la verdadera esencia del silencio. 


El silencio. ¿Existe el silencio?

En general el silencio no nos gusta a los humanos. Hay quien llega a su casa, pone la televisión y se va a la ducha. Necesita cierto ruido de fondo y el ruido es distracción. Nos da miedo mirar dentro de nosotros.


¿Qué quiere para este 2021?

Todos queremos bienestar, calma, que nos quieran; pertenecer a algo, y todos vamos hacia ello por nuestra vida. Creo firmemente que el ser humano intenta hacerlo lo mejor posible. La humanidad necesita mucha conexión; somos seres sociales. Espero que 2021 sea el año de volver a abrazarnos y de mirarnos a los ojos.

 

Temas relacionados
Entrevistas

para ti

en destaque