Ronda de ‘felixcidad’: un recorrido por la Sierra de Gádor

Inventar palabras siempre ha sido mi debilidad: hoy les propongo felixicidad

Iglesia de Felix, en una imagen de Luis Rogelio HM (Wikipedia).
Iglesia de Felix, en una imagen de Luis Rogelio HM (Wikipedia). La Voz

Hoy, 6 de enero, debería ser el día de la felixicidad, esa que vamos a definir como un nivel superior a la felicidad normalita. Porque hoy es la jornada única en el año donde encontramos al lado de nuestros zapatos todo lo que les pedimos a los Reyes Magos de Oriente en nuestra carta. ¿Cómo que no era esto? Ya se lo dije, el 5 de enero es infinitamente mejor.


Y si tienen niños pequeños, después de despertar en casa muy temprano, tocará ir de peregrinación a la de los abuelos, si aún pueden disfrutarlos y consideran prudente recoger lo que los Reyes dejan allí para ellos. Quizá este año también haya que saltarse esa ronda por seguridad sanitaria o hacerla de otra manera. En cualquier caso, siempre quedará el Paseo Marítimo Carmen de Burgos para estrenar patines y bicicletas a media mañana.


Y los que no, nos vamos de Ronda por la Sierra de Gádor.



Felix

Desde Almería capital, tomando la A-7 dirección Poniente, nos desviaremos por la A-391, para coger la AL-3401. Entonces llegaremos por un trazado serpenteante, frecuentado por ciclistas y motoristas, al municipio de Felix. El recorrido total nos llevará alrededor de una hora y estaremos a una altitud de 815 metros sobre el nivel del mar. Es un pueblo que cuenta con algo más de seiscientos habitantes. Su recorrido merece una ronda sin prisas por sus calles de trazado árabe en su casco antiguo. En el siglo XI indican que la villa de Felix pertenecía al rey de Almería Almotacín. Durante el periodo nazarí era la capital de la Taha de Almexixar. En el siglo XIII contaba con un centenar de casas, el castillo de Felix y una mezquita. Después de la expulsión de los moriscos en todo el reino de Granada, en el siglo XVI la repoblación cristiana en las Alpujarras no llega a realizarse de manera satisfactoria durante mucho tiempo. En esta zona Felix era el único municipio medianamente habitado. Durante el S.XVIII formaba parte los territorios del I Marqués de Casablanca. Durante el S.XIX existieron cinco fábricas de fundición del plomo obtenido en las explotaciones de la Sierra de Gádor. En 1836 se produjo la segregación de Vícar, que se constituyó como municipio. La Puebla de Vícar tomará el relevo expansivo de la población en la planicie, en el último tercio del siglo XX, como centro neurálgico y económico de esta zona de Poniente. En 1984 se segrega La Mojonera que se funda como municipio independiente y dinámico. En definitiva, a partir del auge de la agricultura intensiva de los últimos cuarenta años, el Poniente almeriense se redefine y absorbe la población procedente de la limítrofe Sierra de Gádor. En los últimos años la población de Felix se ha estabilizado por la mejora de las comunicaciones. El Castillo de Felix data del siglo XI. Según los relatos de Al Udri fue propiedad en época de los omeyas del siglo VIII de Zugayba, bisabuelo del rey de Granada Abd Allah y ha sido recientemente restaurado.



Pero sin duda, lo mejor de subir a esta parte de la Sierra de Gádor es disfrutar de sus vistas panorámicas sobre la Bahía de Almería que alcanzan desde Cabo de Gata hasta el Poniente, contrastando los dos mares que nos dan de comer: el Mediterráneo y el de plástico. Bajaremos por la misma carretera hasta el cruce y giraremos a la izquierda buscando el Parque Eólico de Enix tomando la A-391 nuevamente.


Parque Eólico

En el trayecto desde Felix emplearemos alrededor una hora. Fue el primer parque eólico instalado en la provincia de Almería en 1996. Se localiza en el municipio de Enix. Se sitúa entre las cotas de 1150 y 1245 metros. El conjunto tiene una potencia instalada de 13200 kw y contiene un total de 40 molinos. En el camino quedará a un lado la pedanía de Enix El Marchal de Antón López, un tranquilo y serrano núcleo situado a 900 metros sobre el nivel del mar que también merece una visita en esta u otra ocasión. Al llegar a nuestro objetivo, el aire de sierra nos contará lo ideal de esta ubicación para esta fuente energética renovable. Con suerte podremos tocar la nieve.


Después acabaremos en Enix, bajando unos quince minutos en coche por donde ascendimos.


Enix es un municipio que cuenta con algo más de cuatrocientos habitantes. La localidad se encuentra situada a una altitud de 716 metros sobre el nivel del mar, estando a menos de media hora de la capital. Su nombre procede del íbero ain-ix, que significa cima quemada. Es un pueblo muy soleado al medio día que invita a pasear por sus senderos circundantes. Visitar el parque municipal con columpios dentro del casco urbano es siempre una opción, cuenta con un jardín previo muy agradable y con las mejores vistas posibles desde su mirador. Desde el municipio se podría hacer la ruta de senderismo PR-A-120 de Enix a Almería, pero para programarla otro día. Su término municipal es muy variopinto y abarca hasta la playa del Palmer, muy interesante en verano. Para comer nos quedaremos en el Bar-Restaurante Almería situado en el corazón del municipio. Degustar sus platos caseros de conejo al ajillo con patatas y/o su ajo blanco es una apuesta segura. Como fin de fiestas de la Navidad constituye una opción gastronómica más que felixcísima. La semana que viene empezaremos la dieta sin falta.

 

Temas relacionados
Felix Enix Turismo Turismo rural

para ti

en destaque