Abren solo las pequeñas librerías con cita previa

Nobel Almería, Zebras, Metáfora y Lector Nobel subieron ayer lunes la persiana a medio gas

‘La madre de Frankenstein’, lo nuevo de Almudena Grandes, es el primer libro que vendió ayer Rafa Calvache al subir la persiana de Nobel Almería, en la Plaza Santa Rita. Estaba tan feliz por reencontrarse con los lectores que poco le afectó arrancar tan poquito a poco y solo poder atender a los clientes que habían pedido cita previa.


“Nos está llamando gente para recoger pedidos antiguos y otra para hacer nuevos; dentro de la situación que estamos atravesando, estoy contento y con mucha ilusión otra vez”, expresaba. Por lo pronto, Nobel atiende de 10.30 a 14 horas y da preferencia a las personas que pueden salir a pasear a esas horas, es decir, a los mayores de 70.


El entusiasmo también embargó a Belén Ausejo, librera de Zebras, en la Plaza Balneario San Miguel del barrio de El Zapillo, que recibió a sus asiduos con un mensaje escrito en la pizarra de la puerta: “Gracias por el apoyo que nos habéis dado”.


Según la experiencia de estos días, los lectores ahora buscan libros optimistas y amables para compensar la incertidumbre de estos tiempos. “Estoy recomendando mucho ‘El jardín de las mujeres Verelli’ de Carla Montero”, confiesa. Especializada en prensa y en literatura infantil, Zebras abre de momento en horario de mañana, de 9.30 a 13.30 horas.




En Roquetas, Librería Metáfora también está ya al servicio de su clientela únicamente por la mañana, de 9.30 a 14 horas, y en Espacio Lector Nobel de Vera solo dispensan pedidos con cita previa.


En esta fase 0 de la desescalada, solo pueden abrir librerías de hasta 400 metros que atiendan mediante cita previa a los lectores (solo puede haber uno por librero).


Bibabuk y Picasso
Mientras las librerías más pequeñas han empezado a funcionar a ralentí, Bibabuk y Picasso entregan encargos antiguos a puerta cerrada mientras trabajan en las medidas de seguridad que tendrán que implantar dentro de la llamada ‘nueva normalidad’. Su apertura está prevista para el próximo lunes 11 de mayo.


“Hay un poco de incertidumbre, como en todos los sectores, pero parece que a partir de ahora será obligatorio que repartamos guantes desechables como los que se usan en el súper”, apunta Francisco Gómez, de Bibabuk, en el número 57 de la Rambla.


“Se han perdido unas fechas muy importantes para las librerías, como es el mes de abril con el Día del Libro y las ferias, pero tenemos que cooperar todos para salir adelante”, añade Presen Martínez, del mismo establecimiento, que ya está instalando mamparas de metacrilato para evitar posibles contagios.


Por su parte, Manuel Peral, dueño de Picasso, con 40 empleados en sus seis librerías de Almería y Granada, recuerda que desde el primer día su equipo consideró que todo lector tiene suficiente bibliografía en casa, de modo que descartó totalmente la venta online para no exponer a los trabajadores de las empresas de reparto. “La idea nos la dio el escritor Javier Cercas, que ha aprovechado esta cuarentena para descubrir a Don DeLillo”, cuenta.

 

más leídas

últimas de Vivir

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería