El electrocutamiento de una elefanta llamada Topsy

Este Homo ‘insilitus’ no tiene nada de humano

La elefanta electrocutada.
La elefanta electrocutada. La Voz

El 4 de enero de 1903 una elefanta llamada Topsy fue electrocutada, como si de un espectáculo se tratase, en el Luna Park, un parque de atracciones, situado en Coney Island, Nueva York, que aún estaba en construcción y que terminó inaugurándose el 16 de mayo de aquel mismo año. Ella, Topsy, será nuestra Homo insolitus de hoy, aunque, sobre decirlo, no era una humana…


Se cree que nació alrededor de 1875 y que fue llevada en secreto, siendo un bebé, hasta Estados Unidos. Acabó formando parte del Circo Forepaugh. Sus dueños se dedicaron a publicitarle como el primer elefante nacido en Estados Unidos.


El nombre de Topsy procede de la esclava homónima de la célebre novela La cabaña del tío Tom.

Según indicaron sus propietarios, los dueños del Luna Park, Frederic Thompson y Elmer “Skip” Dundy, habían decido acabar con su vida porque en tres meses se había cargado a tres de sus cuidadores y les resultaba imposible venderla. La consideraban peligrosa, pero no tuvieron en cuenta que estos cuidadores, en realidad, no la cuidaban. Uno de ellos, por ejemplo, le hacía comer cigarrillos encendidos.



También es cierto que un año antes, en 1902, mató a un espectador, James Fielding Blount, durante un espectáculo en Brooklyn, algo que, significativamente, hizo que las masas se acercaran a ver al animal. Así que, mostrando una poca vergüenza extraordinaria, decidieron rentabilizar el asunto y anunciaron que iba a ser ahorcada en público, al módico precio de 25 centavos por cabeza. Esto, como es lógico, provocó que la Sociedad para la Prevención de la Crueldad Animal (Society for the Prevention of Cruelty to Animals) lanzase una campaña en contra de tan terrible idea. Fue entonces cuando entró en acción Thomas Alva Edison, que propuso que era más “humano” electrocutarla, siguiendo un principio similar al de la recién inventada silla eléctrica, otro engendro en cuya creación también participó activamente el famoso inventor estadounidense. 


Tomaron la decisión de aplicarle una descomunal descarga de 6600 voltios mediante cuatro electrodos colocados en sus patas. En apenas diez segundos cayó desplomada. Unos minutos antes le habían dado de comer zanahorias rellenas de cianuro por si la electrocución fallaba.


Edison, que por aquel entonces seguía empeñado en comercializar su kinestocopio, un sistema de reproducción de imágenes en movimiento que había lanzado al mercado en 1891, cuatro años antes de que los hermanos Lumière patentasen el cinematógrafo, aunque a diferencia de este no se hacía una proyección comunitaria sino individual, registró la muerte de Topsy y, lo que es más grave, la difundió por su red de kinestocopios. La cinta, que puede encontrarse hoy en día en YouTube, se tituló Electrocuting an Elephant y es, probablemente, la primera muerte filmada de un animal en la historia. Fue vista por millones de personas. En su defensa hay que decir que Edison no asistió personalmente al atroz crimen. Se cree que el equipo de filmación estaba dirigido por Edwin S. Porter, uno de los padres del cine estadounidense.


Leyenda urbana

Existe una leyenda urbana según la cual Edison quiso aprovecharse de la ejecución de Topsy para apuntarse un tanto en la guerra que mantenía con George Westinghouse y Nikola Tesla sobre qué sistema de transmisión de la electricidad era mejor, el suyo, basado en la corriente continua, o el de sus rivales, que funcionaba con corriente alterna. 


Realmente, y por mucho que se diga, esto no es verdad. Si bien es cierto que algunos asociados de Edison, como Harold P. Brown, se dedicaron a electrocutar animales para demostrar la enorme peligrosidad de la corriente alterna, el principal argumento utilizado por el inventor para atacar al sistema de sus rivales, en 1903 el tema estaba más que zanjado, ya que en 1902 Edison había renunciado a su propia compañía, la Edison General Electric, provocando que la guerra de las corrientes, como se conoció a esta batalla, terminase con victoria de Westinghouse, Tesla y la corriente alterna.Eso sí, paradójicamente, los dueños del Luna Park requirieron la colaboración de la compañía local de energía eléctrica, que era la Edison Electric Illuminating Co., con sede en Brooklyn. Pero en 1903 esta empresa, aunque mantenía su nombre, no pertenecía a Edison.


Ejemplo de crueldad

A medida que los humanos nos hemos vuelto más sensibles al sufrimiento de los animales, la ejecución de Topsy también ha sido retratada en los medios populares como un ejemplo de crueldad extremo. Sin embargo, aquella mañana hubo centenares de curiosos que se acercaron hasta allí para ver cómo mataban al animal, sin tener en cuenta al centenar de periodistas que asistieron para cubrir el evento. Informaron que algunos propietarios de pisos de los edificios cercanos cobraron entrada a la gente para que pudieron ver desde allí el show.


En 1946, el Luna Park fue destruido por un incendio. El hecho fue conocido como la venganza de Topsy. El 20 de julio de 2003 se inauguró un monumento en su honor en el Coney Island Museum.


 

más leídas

últimas de Vivir

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería