“En el escenario siento que estoy sola, como venimos y nos vamos de este mundo”

La actriz almeriense estrena ‘Raíz’ el próximo 18 de enero en el Auditorio Maestro Padilla

La actriz y bailarina Eva López también se dedica a la enseñanza (Foto: Jeanne Chevalier).
La actriz y bailarina Eva López también se dedica a la enseñanza (Foto: Jeanne Chevalier). La Voz

Eva López (Almería 1977) es actriz, titiritera y bailarina. En su mirada transparente se han reflejado sus andanzas teatrales, un mundo en el que se inició hace veinte años y en el que ha aprendido de maestros del Cirque du Soleil, La Fura Dels Baus y Els Joglars. Ha compartido escenario con Gabino Diego y Verónica Forqué.


Sabe que el mundo de la interpretación es díficil, sobre todo si te dedicas a él desde la periferia, pero más teme hundirse en la triste monotonía de una oficina gris. El próximo sábado 18 de enero protagoniza en el Auditorio Maestro Padilla de la capital ‘Raíz’, “una historia de travesías y encuentros” escrita por Itziar Pascual y dirigida por José Píris.


¿Cómo supo que quería ser actriz?
Mi hermana Salomé durante muchos años me dijo que tenía que hacer teatro, pues ella lo hacía, y yo nunca quise, prefería jugar en la calle. Después de mi primer año de universidad, cuando empecé ITA [Ingeniero Técnico Agrícola], hice un curso de teatro y me enamoré: sentí que lo quería en mi vida, pero nunca imaginé que fuera mi profesión… La vida hizo el resto.

Describa el momento en que se encuentra sola en el escenario ante el público.
Es una sensación tan fuerte que cuesta expresarlo con palabras, pero lo intento.


El corazón palpita fuerte, la mente está muy despierta, la concentración es plena, el cuerpo está dispuesto y entregado, la respiración es profunda, los pies te anclan al presente, que es lo único que existe en ese momento, y siento que estoy sola, como venimos y nos vamos de este mundo, y que solo yo puedo abrir mi alma para contar lo que acontece: la magia de lo efímero.

Una de sus facetas es la de actriz-titiritera, ¿está desapareciendo esta figura que llevaba la cultura a los pueblos?
Parece que sí, o por lo menos yo ya hace tiempo que no lo hago, y tampoco lo veo por ahí. Hace años, tuve la suerte de estar en un proyecto en el que íbamos a pueblos con pocos habitantes y hacíamos teatro en la plaza, era entrañable, la verdad.

¿Qué se pierde con ella?

Con la figura del titiritero se pierde que la cultura sea accesible para todos, independientemente del lugar en el que vivas. Y lo bonito de compartir arte al aire libre con tus vecinos.




Ha recorrido España y América Latina con Axioma Teatro, ¿esta compañía está lo suficientemente valorada en Almería?
Creo que no, doy fe de que fuera de aquí, en los círculos teatrales, tienen mucho más reconocimiento. Y en los años que estuve con ellos, trabajábamos mucho más fuera que en Almería.

¿Por qué no debe perderse el público almeriense la puesta en escena de ‘Raíz’?
Porque es una propuesta original, en la que se aúnan el teatro gestual, la manipulación del títere, la danza, la música flamenca y la africana… En la que han participado grandes artistas como Itziar Pascual (premio nacional de las artes escénicas para la infancia y la juventud 2019), José Piris, Mariano Lozano, Zarrita, El niño de la fragua, Enedina García, Mayte Beltrán, Keka Manzano… Y porque es una obra poética, con una estética muy bella, que invita a soñar, y a reflexionar.

 ¿Qué le ha fascinado de su personaje, Arena?

El recorrido emocional por el que pasa mientras está en escena. Su ingenuidad, su escucha, su tesón. Es un personaje con mucho trasfondo, y eso es muy interesante a la hora de interpretar.

En esta obra también practica la danza y el manejo de marionetas, ¿qué aportan al espectáculo?
Frescura, dinamismo, complejidad, empatía. Para el público es más fácil identificarse con un títere que con una actriz porque no hay tanto juicio hacia ellos.

¿Es duro ganarse la vida como actriz? ¿Compensa?

Depende de la época, hay veces que ganas más que cualquier trabajador, y otras que solo te da para lo básico. Para mí no es duro, es una forma de vida, y me gusta vivir así, de forma sencilla, liviana, sin acomodarme… Lo duro para mí, es trabajar ocho horas seis días a la semana en algo que no te aporta nada, excepto dinero, que volará sin que te des cuenta, y ese tiempo que cediste, nunca volverá. A mí sí me compensa.

¿Cuesta más hacerlo desde la periferia, desde Almería?
Sin duda. Tengo amigos y compañeros que viven en otros lugares, que están más en el centro, y sé que son tratados con más consideración y tienen más facilidades por parte de las instituciones que los almerienses.

 

Temas relacionados
Danza Teatro Cultura Flamenco Música Agricultura Arte Estética Auditorio Maestro Padilla Vecinos

más leídas

últimas de Vivir

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería