Una obra de Emilio Sala se incorpora al Museo Ibáñez

Es uno de sus mejores retratos del mentor de Sorolla, ejecutado en el año de su muerte

El retrato acaba de ser presentado en Olula
El retrato acaba de ser presentado en Olula La Voz

El Museo Ibáñez de Olula del Río acaba de incorporar a su colección permanente una importante obra pintada por Emilio Sala, el gran pintor valenciano que fue amigo y mentor de Sorolla y uno de los artistas fundamentales de todo el siglo XIX español. Se trata de un retrato de señora cuya identidad no se ha podido desvelar. La obra estaba en una colección particular y salió a subasta pública en Madrid, donde fue adquirida por Andrés García Ibáñez con destino a la Fundación de arte Ibáñez Cosentino.


El cuadro se colgó y presentó el domingo en el espacio destinado a la pieza destacada en la sala 16 de la pinacoteca olulense. Contó con la presencia de Javier Pérez Rojas, prestigioso historiador del arte y catedrático de la Universidad de Valencia, experto en arte español del siglo XIX y principios del XX, especialmente el de la escuela valenciana de entresiglos, de la que ha sido durante décadas de estudio científico su principal conocedor y divulgador.


Pérez Rojas es, además, director de la Cátedra Pinazo del IVAM de Valencia y comisarió la exposición ‘El desnudo en la obra de Ignacio Pinazo’, que pudo verse en el Espacio 2 del Museo de Arte de Almería hace dos años. El experto señaló que, “sin duda, se trata de uno de los retratos más magistrales de cuantos salieron del pincel del artista, una obra de una madurez absoluta y una técnica prodigiosa, equiparable al mejor retrato elegante de un Sargent o un Sorolla”.


La obra está ejecutada en 1910, año de fallecimiento del pintor. La retratada está captada en una pose frontal, sentada y mirando al espectador, con las manos juntas. Luce un elegante atuendo con abrigo de piel y sombrero de plumas. La pincelada, suelta y ancha, certera y magistral, define de forma prodigiosa los volúmenes y el espacio con los mínimos planos y barridos, haciendo gala su autor de una sabiduría técnica asombrosa, tan definitoria del mejor hacer de la escuela valenciana de esa época.


Es un retrato de corte mundano, donde una representante de la alta sociedad luce su elegancia y sofisticación con un atuendo lujoso.Dentro de la corriente internacional del Naturalismo, cultivaron este tipo de retrato artistas tan destacados como Sargent, Boldini, Zorn o los españoles Sorolla, Casas y Zuloaga. 


Existe un paralelismo entre este retrato y el que Sorolla pinta de su mujer Clotilde, también en 1910, con abrigo de pieles y sombrero, expuesto en el Museo Sorolla de Madrid. 

 

más leídas

últimas de Vivir

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería