“Lloraría por haber hecho la muestra en el CAF pero sé que no debo por decencia”

Entrevista al fotógrafo Pablo Juliá, que expone ‘Otros tiempos’ en el Centro Fundación Unicaja

Pablo Juliá con varias fotografías de la exposición ‘Otros Tiempos’, en el Centro Fundación Unicaja
Pablo Juliá con varias fotografías de la exposición ‘Otros Tiempos’, en el Centro Fundación Unicaja La Voz

Durante décadas fue un fotógrafo que hacía periodismo, y se labró un nombre en la historia de este oficio en España. Pero en Almería su nombre está vinculado al Centro Andaluz de la Fotografía, del que fue director durante nueve años. Ahora vuelve a esta tierra con ‘Otros Tiempos’, una exposición en la que comienza a hacer balance de su obra. Es de Cádiz, y se le nota cuando habla, más ahora que ha regresado a su tierra después de años por el mundo. El Consejo Social de la UAL ha organizado su exposición ‘Otros Tiempos’ en el Centro Fundación Unicaja.


¿Cómo está? ¿Cómo le ha ido en este tiempo en que no lo hemos visto?

Muy bien. La verdad es que sigo teniendo estrés, pero de otro tipo, y mucho mas asimilable. ¡No paro! Aparte de que también hay que dedicarse a la familia...


¿Y como fotógrafo?

Hombre, un periodo de adaptación siempre cuesta. Cuando uno sale de lugares tan maravillosos como son el Centro Andaluz de la Fotografía, y Almería, donde he aprendido tanto, que han significado tanto, y han dado un vuelco a mi vida... Pues, claro, hay que darle otro vuelco. Y aquí me tienes. Yo tenía una cierta pereza para hacer esto, pero los amigos, periodistas, fotógrafos, me han insistido, y se ha sumado un montón de gente. El Centro de Estudios Andaluces, la Fundación de Felipe González, el Consejo Social de la Universidad... Me han dado fuerza, y están llevando la exposición por toda Andalucía. Ya ha estado en Cádiz y Huelva, y en diciembre va a Málaga. 


¿Y cómo le ha quedado, una vez terminada?

Estoy muy contento. De alguna manera, esto le ha dado continuidad a lo que siempre he sido… Yo soy fotógrafo, y, además, siempre pienso en la vida desde la introspección de la fotografía. Uno hará mejores o peores fotos, pero está permanentemente a la búsqueda de la imagen. ¿Por qué? No lo sé...


Estas fotos fueron hechas, además, para publicarse en la prensa.

Claro. Yo siempre he pensado que un fotógrafo tiene diez fotos buenas en su vida. Nada mas. Pero la Historia... tiene un valor añadido. La foto de Felipe con 22 años, apoyado en un coche, por ejemplo, no es nada como foto. Entonces, ¿qué tiene? Pues que resulta que ese señor que está ahí luego fue presidente del Gobierno durante 14 años.


Y un día, en los textos que usted escribía para acompañar las fotos, salió la frase: ‘Otros Tiempos’.

Salió así. Y es cierto: son otros tiempos. Ha funcionado bien con la mentalidad de todas las generaciones que han empezado a ver las fotos. Es la clave de la exposición.


¿En qué se diferencian de estos tiempos?

Yo digo que aquellos eran tiempos de Parménides, en los que el tiempo estaba parado. Tú hacías una foto, volvías un mes después, y podías volver a hacer la misma foto. Hoy, en cambio, estamos en tiempos de Heráclito, de movimiento. Lo que importa es lo que fluye, no lo que permanece. Antes, se caía Obama, ponte tú, y tendríamos para mil días. En revistas, historias… Hoy, al segundo siguiente salen las tetas de una tía, y se fue, ya, vamos a la siguiente foto. No se busca la esencia de las cosas. Tenemos un mal vicio con las imágenes que estamos viendo: nos están haciendo pasivos. Pero cuando usted tiene toda la información, no tiene la información. No se prioriza la información.


¿Y en política, cómo ve esos tiempos, y estos?

Lo tengo muy claro. Mira, en otros tiempos, Fraga se veía con un tío anarquista, o del PC; Felipe, Suárez, se veían con todos. Y hablaban, se entendían, era una manera de hacer política que hoy no existe. Los líderes que tenemos hoy nacieron... cuatro o cinco años antes o después de Franco. Y no tienen hambre de política. Tienen hambre de ser ellos mismos. Y no se entienden. Solo existe el concurso mediático, todo el mundo está pendiente de las encuestas, de los baremos de opinión. Y solo se hace, única y exclusivamente, política interesada. Y, además, aquellos eran políticos como un pino, tanto en la derecha como en la izquierda. E hicieron la Constitución. Que era muy difícil, ¿eh? Esta gente critica lo que fue la Transición y, sin embargo... No han podido ni hacer un acuerdo de legislatura.


¿Cómo ve desde fuera el ámbito de la fotografía?

Lo veo mal. Es que no se pueden hacer cacicadas, hombre. No se pueden quitar las cosas por decreto. No se puede anular un Centro Andaluz de la Fotografía, y no pueden entrar en contradicciones. ¿Por qué una señora dice que sí, y la otra, que no? Es muy grave que no tengan ni definido qué es lo que quieren hacer con esto. ¿Qué pasa, que son cuotas de poder? ¿Que ahora resulta que Almería necesita el CAF, pero en Sevilla les importa un bledo tenerlo, hacer cultura, y tienen que hacer cambios y externalizar todo? Es una barbarie.


Su destitución fue...

Conmigo lo hicieron muy mal. Porque, además, yo solo quería hacer un tránsito tranquilo, de 4 o 5 meses mas. Yo sabía que había que cambiar, por convicción personal. No se puede estar mas de diez años en un sitio. Yo me tenía que ir. Pero quería hacerlo bien, dejar a alguien que hiciera Fotografía, que es un lenguaje plural, universal. Siempre he pensado que lo importante es el lenguaje de la fotografía, fuera de localizaciones concretas. Nunca he sido de corporativismo de tierras...


Pero, bueno, precisamente se ha hecho todo lo contrario. Yo lo único que había hecho era seguir la línea que había emprendido en su momento Manuel Falces. Para mí, esa era la clave. Y no mistificar. La fotografía es fotografía. No es pintura, o... Yo disiento mucho de ese tipo de planteamientos. Pero luego, ya a nivel estructural, me parece una barbaridad cómo han hecho la cacicada de quitar al director que había. Es algo… Ha ido todo a peor.


Lo mío fue fatal, pero lo de Doctor fue… Eso no se puede hacer.

Mira, te confieso que a mí me hubiera encantado hacer esta exposición en el CAF. Lloraría por haberlo hecho. Pero no debo hacerlo, por una cuestión de decencia. Han echado a un director, y yo no puedo llegar al día siguiente y ponerme ahí. No debo, porque, además, estoy en contra de esa política en concreto.


Bueno, y para terminar, ¿que le depara el futuro?

La exposición irá seguramente a Gijón, dentro de un año, y creo que a Valencia. Y yo... Soy mal predictor. Lo que sí me he dado cuenta de que tengo muchas imágenes, y diferentes tipos de exposiciones. Así que..., no lo sé. No sé si dar carpetazo al pasado y hacer otras cosas. O ambas...

 

más leídas

últimas de Vivir

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería