Recuerdos de una vida de película

Memoria de un miembro de una estirpe dedicada al cine en Almería

Diego Fernández en la Rambla Indalecio, durante el rodaje de ‘Indiana Jones y la última cruzada’ en 1988.
Diego Fernández en la Rambla Indalecio, durante el rodaje de ‘Indiana Jones y la última cruzada’ en 1988.

Soy Diego Fernández, en la actualidad tengo ya 81 años, segunda generación de la industria del cine en esta nuestra querida Almería con su provincia, preparada por sus cualidades de exteriores. Para todo tipo de rodajes, no solo para westerns, como mucha gente se piensa sino también filmes como ‘Lawrence de Arabia’, ‘La Biblia’, ‘Patton’, ‘Cleopatra’, ‘Las Vegas 500 millones’, ‘La colina’, ‘Indiana Jones y la última cruzada’, ‘Conan, el bárbaro’ y un largo etcétera. Además de grandes producciones españolas con directores  como los hermanos Romero Marchent, Mariano Ozores, Mario Camus, Giménez Rico, Saénz de Heredia, Pilar Miró, Carlos Saura...


Recuerdo casi el 80% de la serie ‘Curro Jiménez’, donde Sancho Gracia, que era el protagonista y productor, siempre me decía que Almería era la mejor provincia para sus capítulos: le encantaba la zona de Mojácar, Carboneras, Sorbas, Río de Aguas.


Hoy, 1 de octubre de 2019, leo con mucha alegría y recuerdos el Almería Western Film Festival que se va a celebrar en Tabernas, y que con mucho acierto, pues así lo he vivido en años anteriores: hay que felicitar a su señor alcalde y a su junta por su buen hacer (mi enhorabuena).


Comencé con mi padre en mi primer filme con el  rodaje de la película ‘Tierra brutal’ en 1961, rodada en los Baños y Rambla de Sierra Alhamilla para trasladarnos después a Aguilas y Pulpí en el Hotel Calypso.


Mi padre me puso a disposición de Paquita Rico, la cual venía recién casada con Juan Ordoñez, ‘Niño de Paula’.


También llevé durante la película ‘Hundra’ a Conchita Piquer, recién casada con Ramiro Oliveros, y a Carmen Cervera también recién casada con Lex Barker en la película ‘El salvaje Kurdistán’.


Mi padre falleció hace 25 años y siento que no viera estos festivales. Él no entendía cómo no se hacía nada, pero siempre nos comentaba que todo llegaría. Tarde, muy tarde, ha llegado, ya que el pionero de esta industria, mi hermano Juan, fallecido hace ya seis años, no lo ha vivido; yo por lo menos, después de 21 años jubilado, veo que va por el buen camino (gracias a quien corresponda).


Me llevo mi segunda gran alegría, repito, y leo en prensa, pues al final veo que se va a hacer algo por lo menos a los nietos del ‘Papa Diego’, como así le llamaban.


El mayor, Juanito (53 años) lleva cinco años trabajando como producción en Málaga en  Fresco Film, productora de ‘Juego de Tronos’, llevará su parte en el premio.


Pero sobre todo mi querido  ‘Tate’: empezó con 16 años de peón, figurante, ayudante de vestuario y poco a poco con el  cariño y carisma que tiene se ha convertido en un gran localizador, trabajando con Denise O’Dell en todas sus superproducciones.


Doy las gracias a las personas que hayan decidido otorgarle este premio: lástima que su padre y hermano mío no pueda verlo pero en ausencia, tanto de mi padre como de mi hermano, estaremos allí su madre, hermanos y yo.


Ahora paso a la película donde se le hace el homenaje al actor George Hilton: ‘Los profesionales del oro’, año 1968. El director fue Giorgio Capitani, mi padre me mandó a localizar durante tres o cuatro días, lo llevé por todas las ramblas que yo conocía ya de siete años atrás, conforme a lo que me pedía y en cuanto las vio le encantó.


Lo primero que le gustó fue la Rambla Indalecio. Al final en la cascada decía que no había visto nunca un sitio así, donde se pudiera rodar en 360 grados sin ningún obstáculo. Los actores principales eran Gilbert Roland, Klaus Kinski, Van Heflin y George Hilton. Mi padre llevaba al director, mi hermano al protagonista, creo que era Gilbert Roland, y yo a Klaus Kinski y resto de actores. El jefe de producción era Jesus Gárgoles.


Aprovechándome un poco de este festival de Tabernas, pueblo que siempre he querido mucho, pues gracias a esos terrenos y a mis localizaciones durante 58 años nos dio a toda mi familia un bienestar social-económico.


Agradecer las facilidades que nos da el presidente del coto Las Lomillas, para mí el mejor terreno con muchos kilómetros para todo tipo de películas, el propietario del Cañón Negro, Oasis, Comisaría de Aguas, etc...


Mención aparte merece Rafael Molina por los muchos años que lo conozco: su colaboración, y más viniendo de Valencia, cómo ha sabido en otros tiempos, sin ayuda y con poco dinero, solo su voluntad y mucho sudor, mantener ese poblado convertido en uno de los mejores de Europa; así me lo han dicho grandes directores y actores, que siempre se conocía por el Poblado de Tabernas.


En mi opinión, Rafa es uno de los protagonistas del western, por la presencia de su poblado (y Paco Ardura) por las muchas facilidades que les daba a las productoras que eran serias y formales, pues no todas las productoras cumplían con lo pactado.


Gran parte de Tabernas, que usted preside (por cierto muy acertado en lo que yo conozco), tanto el poblado de Mini Hollywood que tan bien lleva su gerente José María Rodriguez y el Texas por Rafa hacen que Tabernas se conozca y sea nombrada en este país y sitios como Francia, Inglaterra y Alemania que tanto los visita.


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/5/vivir/179535/recuerdos-de-una-vida-de-pelicula

 

más leídas

últimas de Vivir

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería