El día que se derribó una parte de la Alcazaba

Imagen de la Alcazaba a comienzos del siglo XX.
Imagen de la Alcazaba a comienzos del siglo XX.

A día de hoy, la Alcazaba forma parte del paisaje y el patrimonio almeriense como algo que nadie pondría en duda jamás. Sin embargo, no siempre fue así.

Corría el año 1890 cuando el castillo de la capital no solo corrió peligro sino que fue, en parte, derribado.


Así lo demuestra el documento del mes de abril presentado en la mañana de ayer en el Archivo Histórico Provincial de Almería: un expediente de derribo de la torre redonda de la Alcazaba, uno de los puntos más mediáticos del castillo almeriense a día de hoy.


Accidente

Todo empezó en el mes de marzo de 1890. En ese mes, la torre construida ya en época de los Reyes Católicos sufrió una serie de desprendimientos que no solo mostraban el delicado estado de salud del extremo occidental, sino que también tuvieron fatales consecuencias.


“Acabaron con la vida de un hombre e hirieron a una mujer que habitaba cerca de la misma”, explicaba ayer, durante la presentación del documento, el director del Conjunto Monumental de la Alcazaba, Arturo Del Pino Ruiz.


Desde ese momento, se inicia lo que Del Pino califica como “un lento proceso burocrático al más puro estilo del ‘Vuelva usted mañana’ de Mariano José de Larra”.

El primer actor de ese proceso que terminaría en el derribo de una parte de la Alcazaba no fue otro que Trinidad Cuartara, el arquitecto municipal, que fue quien comunicó al alcalde de la ciudad que un trozo del muro se había desprendido.


Cuartara destacaba que la antigua fortaleza estaba “en un estado muy avanzado de ruina parcial”, por lo que el arquitecto municipal recomendaba “las demoliciones parciales más indispensables para evitar accidentes”.


El derribo

Finalmente, antes de que acabara aquel fatídico 1890, se llevaron a cabo las obras de derribo. 


En concreto, se procedió a “la demolición parcial de las aspilleras de la Torre Redonda y coronaciones de la muralla adyacente”, narraba Del Pino. Exactamente, la obra de derribo afectó a 96 metros de muralla.


Costes

Más allá de los costes patrimoniales obvios (que fueron repuestos más de un siglo después, con la reconstrucción de parte de la fortaleza derribada), las obras tuvieron un importante coste para las arcas municipales.


El importe de las obras fue de 1.155,50 pesetas (del lejano año 1890), más una cantidad de 125 pesetas que recibió como honorarios el propio arquitecto municipal, Trinidad Cuartara.


Salvada del derribo total en 1855

El derribo parcial de la Alcazaba y su muralla no fue, en realidad, el primer intento de echar abajo una parte de la antigua fortaleza almeriense.


De hecho, pocas décadas antes, una Real Orden autorizaba la demolición total de la Alcazaba.


Fue en mayo de 1855 cuando una Real Orden emitida en mayo hacía posible que fueran demolidas tanto las fortalezas como las murallas de la ciudad: Almería había dejado de ser plaza de armas y, tal y como explicaba ayer el propio Del Pino, “se dieron en la capital las condiciones propicias para convertir el derribo de las murallas en una gran operación de especulación inmobiliaria, como parecen tener claro los historiadores, durante el reinado de Isabel II”.


Esta medida legal estuvo a punto de acabar con la destrucción total de la Alcazaba si alguien hubiera estado interesado en aprovechar sus materiales de construcción.


No en vano, “el derribo tenía como condición que no podía ser enajenada a particulares sin que antes no se destruyeran ‘todos sus muros sin que a juicio de la autoridad militar quede inservible para fortaleza’”, exponía Del Pino.


La Alcazaba se salvó, “milagrosamente”, indicaba Del Pino. No corrieron la misma suerte la práctica totalidad de las murallas de Almería, una antigua ciudad amurallada víctima de la especulación inmobiliaria.



Y así fue como, antes de que el siglo XIX llegara a su fin, Almería perdió una parte de su historia en ruinas: un pedazo de la Alcazaba que fue derribada.


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/5/vivir/170868/el-dia-que-se-derribo-una-parte-de-la-alcazaba

 

más leídas

últimas de Vivir

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.