“La gente piensa que es difícil entrar en la Escuela de Idiomas y ya no es así”

Su trayectoria profesional abarca tres décadas de historia de la Escuela Oficial de Idiomas

Pilar Vega en la terraza de La Habana Cristal.
Pilar Vega en la terraza de La Habana Cristal.

Su trayectoria profesional abarca las tres décadas de historia en Almería de la Escuela Oficial de Idiomas (EOI), que en la actualidad cuenta con 1.800 alumnos y 24 profesores. Estos centros están sufriendo en toda España un descenso en la demanda motivado por la proliferación de las academias privadas y el cambio en el estilo de vida.


Llegó a la Escuela Oficial de Idiomas (EOI) al año de implantarse en Almería. ¿Cómo ha evolucionado?

Desde el año 90, hemos ocupado tres ubicaciones distintas: empezamos en el IES Alhamilla, compartimos centro con el Bahía de Almería y ahora tenemos un edificio propio en la Finca Santa Isabel. En cuanto a idiomas, hemos pasado de impartir tres a cinco: el árabe y el italiano han sido los últimos en incorporarse. 


¿Y a nivel de matriculación?

La matriculación ha ido cambiando. La demanda sigue siendo alta, pero ha cambiado el perfil del alumno. Ahora estamos centrados en el alumnado adulto que ya está fuera de la capa educativa obligatoria, pero sigue fomándose por mejorar el currículum o simplemente porque le gustan los idiomas. 


¿Sigue siendo tan difícil entrar en la EOI?

Los cursos se llenan, pero hace unos años la demanda en inglés y francés era extraordinaria, hasta el punto de que se han llegado a quedar fuera 800 personas. Y ahora eso no pasa. Antes se demandaban niveles básicos, ahora los más altos. En los iniciales entra casi todo el mundo. La gente sigue pensando que es muy difícil entrar y ya no es así. 


 ¿Esa disminución de la demanda viene motivada por las academias privadas?

Las academias privadas siempre han estado ahí, siempre han sido una amenaza. Ofrecen más rapidez a la hora de proporcionar un título que una enseñanza pública reglada. En ese sentido, sí se ha diversificado. El alumnado que viene a la EOI es más consciente de lo que busca y busca calidad, lo cual no quiere decir que las academias no la tengan. Nosotros ofrecemos calidad y seriedad y, obviamente, somos más baratos. La demanda ha sufrido un descenso, pero los matriculados no.  Sí ha cambiado el número de abandonos, pero eso es un perfil social. La sociedad ha cambiado en estos 25 años y los trabajos son más volátiles ahora. 


¿Y en ese descenso pesa también el cambio en el estilo de vida, el hecho de que lo necesitemos todo para ya?

Claro, pero lo cierto es que casi todo lo que tiene cierta calidad requiere esfuerzo. Hay un mito con la enseñanza de idiomas. Eso de ‘Aprende inglés en seis meses’ no es verdad, hay que matizarlo. Si no sabes nada, puedes hablar algo en seis meses. Pero es publicidad falsa, no ocurre ni viviendo en el país. 


¿Uno de los hándicap es el hecho de que su título solo se reconoce en España?

Puede ser. Pero ahora ya no valen tanto los títulos, lo que cuenta es poder hacer una entrevista y defenderte hablando en ese idioma.


 ¿Cómo podrían ser más competitivos?

Habría que flexibilizar el sistema académico, aunque es una opinión personal. Flexibilizar la normativa académica para atender las necesidades del alumnado: no es lo mismo el que necesita una formación para obtener una certificación que el que la quiere porque le gusta viajar. 


¿Puede influir el hecho de que no estén en una ubicación céntrica?

La ubicación influye, pero desde un punto de vista almeriense porque la Finca Santa Isabel está diez minutos de Puerta de Purchena. Quizá habría que potenciar esa parte de la ciudad que es una zona académica muy buena. Casi es un campus: tiene aparcamientos y servicio público de transporte. Igual habría que cambiar la idea de qué está lejos y qué cerca. 


¿Entre sus alumnos de árabe se nota la presencia de población inmigrante y la cercanía de África?

El árabe se estudia por gusto, los alumnos son entusiastas de esta cultura. Acercarse a ella sirve para cambiar la mentalidad y verla como algo más abierto. Claro que se nota que hay una población importante y que Melilla y Marruecos están ahí, así como el pasado de Almería y sus raíces culturales. 

 

¿Las EOI tienen algo de centro cultural?

Sí, hacemos actividades todo el año enfocadas a difundir la cultura de cada país. Hemos tenido a escritores como Sarah Lark, se hacen recorridos culturales y proyectamos películas en idiomas en los que no es fácil encontrar cine en versión original. 


¿Alguna novedad para el próximo curso?

En el centro de El Ejido se va implantar español para extranjeros, que se demandaba desde hace tiempo, y en Almería, se va a ofertar el nivel C1 de alemán, que no se imparte en ninguna de la provincia.

 

más leídas

últimas de Vivir

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.