“Intento dar un mensaje de esperanza: El Algarrobico aún se puede recuperar“

Nuria Faz en ‘Intramuros’ retrata las interioridades arquitectónicas de un conflicto social

La exposición de Nuria Faz se puede ver en la EMMA durante todo el mes.
La exposición de Nuria Faz se puede ver en la EMMA durante todo el mes. La Voz

Una periodista que, aunque joven, tiene ya muy claro el camino que debería de trazar su profesión si quiere salvarse. Nuria Faz (Adra, 1993) habla tanto de denuncia y compromiso como de calidad estética en el trabajo. Desde el pasado 4 de febrero, y hasta marzo, la EMMA acoge su muestra ‘Intramuros’, que fue reconocida con el Premio Nacional de Periodismo Francisco Valdés en 2017 por poner el foco como antes no se había hecho en el conflicto del Algarrobico.


¿De dónde nació el interés por fotografiar el hotel del Algarrobico desde dentro?

Siempre me ha gustado mucho la naturaleza, en especial, los climas semi áridos como el de Cabo de Gata. Además, cuando estudié fotografía me despertaba un especial interés la arquitectura. Siento una imporante vinculación con el Cabo de Gata, es uno de los pocos espacios vírgenes que quedan en Andalucía y que deberíamos de conservar. Para hacer aquel hotel tuvieron que cargarse una montaña, con todas las especies que ahí habitaban.


¿Tenías expectativas sobre lo que ibas a encontrar?

Ya sabía que lo que iba a salir de aquel trabajo sería una denuncia. Intento que mi fotografía siga alguna corriente artística, pero lo primero de todo es que sirva para algo, porque me siento antes periodista que fotógrafa.


¿Es este ‘Intramuros’ un trabajo más estético o reivindicativo?

Creo que comparte las dos facetas por igual. Podría haber hecho fotos sin ningún peso estético, pero he intentado buscar encuadres, puntos de fuga, colores, luces... Pero por lo que las fotografías están expuestas, en realidad, es por el mensaje que tienen. Pienso que el conflicto entre si tiene que demolerse o no ya está superado, es evidente, por eso he podido centrarme también en la parte artística.


¿Y cuál es ese mensaje que querías transmitir?

Casi todas las fotos están hechas desde el interior del hotel, pero mirando hacia el exterior. He intentado dar un mensaje de esperanza. Todas miran al mar o a la montaña. Es un mensaje de que aún hay esperanza de volver a lo que había antes.


¿Crees que es posible esa recuperación?

Evidentemente, es necesaria una labor de reconstrucción de la montaña. Pero no creo que recuperar aquel paraje fuera demasiado difícil, porque la vegetación sigue ahí. Vas al cuarto piso del hotel y están naciendo plantas. Lo importante ahora realmente es que finalmente se produzca la demolición.


Cuentas que encontraste opacidad por parte de la gente de Carboneras.

En su día, cuando se hizo el hotel y había esperanza de que se abriera, los vecinos se mostraban más favorables a hablar del tema. Hoy se sabe que está todo perdido y que, si pudiera haber construcción, tendría que rehacerse del todo.


¿Pero sigue habiendo gente a favor del Algarrobico?

En el documental que acompaña a las fotos, grabado en 2015, aparecen una vecina y un concejal del Ayuntamiento de Carboneras que dicen que esa construcción fue hecha gracias a amaños políticos y que, ya una vez realizada, no tiene impacto ambiental en absoluto. Consideran que allí no hay ninguna vida y que el hecho de que vayan turistas no contamina. Textualmente afirma uno de ellos que: “No creo que freir un huevo frito para gente que venga pueda contaminar”.


 

más leídas

últimas de Vivir

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.