Un héroe llamado Noé: premio al ejidense que salvó a un bebé de morir ahogado

Noé Valverde Rodríguez, de once años, ha recogido en Madrid el galardón Por un mundo mejor

Noé Valverde Rodríguez muestra un diploma conseguido por sus destrezas en kárate.
Noé Valverde Rodríguez muestra un diploma conseguido por sus destrezas en kárate. La Voz

Su nombre es Noé Valverde Rodríguez, tiene once años y es almeriense, de El Ejido. Y desde hace unos meses se ha convertido en el ángel de la guarda de Jairo, un pequeño de tan solo dos años al que salvó de morir ahogado en una piscina.


Los hechos ocurrieron en mayo del pasado año durante la celebración de una comunión en Granada, tierra natal de sus padres, Beatriz y Juan Ignacio, aunque la historia se ha conocido ahora después de que Noé haya recogido gracias a su acción el galardón ‘Por un mundo mejor’, concedido por el programa ‘¡Buenos días, Javi y Mar!’ de la Cadena 100.


“Mientras los adultos estábamos de sobremesa, Noé estaba fuera jugando con otros niños de la comunión. Recuerdo que de repente él, que entonces tenía diez años y ya era muy responsable, entró empapado, de la cabeza a los pies. Antes de decirle nada, otra madre me dijo: ‘No le regañes, acaba de salvar la vida de mi hijo”, cuenta Beatriz.


El músico Leiva fue el encargado de hacer entrega a Noé del premio ‘Por un mundo mejor’ durante el transcurso de una gala, celebrada el 19 de diciembre en el Cine Capitol de Madrid. Allí acudió acompañado de sus padres y de su hermana Leonor, de ocho años, nacida como él en el Hospital de Poniente de El Ejido, localidad donde sus padres se afincaron en 2005.


Recibiendo el premio con la presencia de Leiva.
Recibiendo el premio con la presencia de Leiva.La Voz

“Nosotros siempre le hemos dicho que debe hacer lo que le gustaría que hicieran con él: ayudar siempre y ser empático con la gente”, explica la madre de Noé, cuya voz tiembla de orgullo y emoción al narrar el incidente.

El milagro de Noé
Si aquella reunión familiar no derivó en drama fue gracias a la intervención del ejidense, que también tuvo algo de milagrosa: Noé se encontraba, como suele suceder con los héroes, en el lugar adecuado y en el momento oportuno.

Hasta entonces, nadie se había dado cuenta de que Jairo, de dos años, se había acercado solo a la piscina del hotel donde se celebraba la comunión. Tampoco lo vieron caer. Pero Noé estaba allí, jugando con unos amigos en los jardines: cuando se percató de que un cuerpecito estaba manoteando en el agua, no lo dudó. Sin quitarse la ropa ni los zapatos, corrió y se zambulló a por él. “En la puerta había gente fumando y aunque no vieron caer al bebé sí vieron tirarse al mío, así que acudieron a ver qué pasaba. Cuando llegaron, mi hijo estaba alcanzando las escaleras con el pequeño, ya un poco azulado”, dice Beatriz.


Noé, con su familia en el avión de regreso a Almería.
Noé, con su familia en el avión de regreso a Almería.La Voz

“No dudé porque miré alrededor y nadie se había dado cuenta. Jairo estaba boca abajo, así que me sumergí y lo cogí por la espalda. En ese momento llegaron los adultos, me preguntaron qué había pasado y me felicitaron por haberlo salvado”, detalla el niño en declaraciones a LA VOZ.

Fue Laura, amiga de la familia y oyente del espacio de radio, la que les animó a presentar su candidatura al galardón solidario. Un premio con el que Noé, que de mayor quiere ser músico (ya toca el saxofón), ha puesto la mejor banda sonora a una historia que pudo acabar en tragedia pero que gracias a su instinto y generosidad tuvo un feliz desenlace.
 

más leídas

últimas de Vivir

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.