Crónicas del ayer: pasión y muerte en el crimen del secretario de Abastos

Ceferino Guerrero, secretario jefe de Abastos, fue asesinado en 1949 por dos tiros a bocajarro

José Ángel Pérez
21:00 • 30 nov. 2022

Este caso tuvo una enorme proyección jurídica y social dada la personalidad del fallecido en una ciudad todavía pequeña, donde solo inquietaban las necesidades sufridas durante los años de la posguerra civil. Fue sin duda, una singular historia de pasión, infidelidad, arrebato y muerte.


Ceferino Guerrero, secretario jefe de Abastos falleció el 10 de junio de 1949, asesinado en propio despacho alcanzado por dos disparos a bocajarro después de mantener una violenta y acalorada discusión con uno de sus empleados. 


Las causas que desembocaron el terrible desenlace llegaron a su fin, cuando Ceferino Guerrero informase al marido de una funcionaria de la misma oficina que ésta, mantenía a escondidas, relaciones sentimentales con su compañero de oficina José Martínez quien desgraciadamente se convirtió en su asesino.



Martínez, un eficaz funcionario entabló una apasionada relación sentimental con una compañera de trabajo, casada con otro funcionario de la misma oficina. La relación amorosa de los empleados no pasó desapercibida para el resto de los compañeros, aunque como se dice en estos asuntos, el último en saberlo, fue el marido de la mujer. 


Estas relaciones extra matrimoniales se habían convertido en “la habitual comidilla” diaria en la delegación de Abastos, y el jefe optó por zanjar el asunto y hablar directamente del tema con José Martínez. 



El 10 de junio de 1949 a primeras horas de la mañana, Ceferino Guerrero recibió en su despacho al marido de la funcionaria “enamorada”, que había acudido cortésmente a despedirse de su jefe con motivo de anunciarle su traslado a Alicante. En el transcurso de la conversación el secretario no pudo contenerse e informó al marido de forma detallada todo cuanto estaba ocurriendo en la oficina sobre las relaciones de su esposa con Martínez.


La presencia del marido en el despacho del secretario jefe y conocer de manera fortuita parte del contenido de la conversación, llegó a oídos del amante quien un día más tarde se presentó en el despacho pidiéndole explicaciones por su intromisión en el asunto.



Una vez frente a frente, Martínez increpó fuertemente a su superior por haber informado de su relación al marido de la funcionaria. La conversación fue subiendo cada vez más de tono entre ambos protagonistas, hasta que Ceferino Guerrero le ordenó que abandonase el despacho.


Todo ocurrió en minutos y sin testigos presenciales. Las voces se escuchaban perfectamente en la habitación colindante. De improviso Martínez que llevaba consigo una pistola Star disparando dos veces a bocajarro contra su jefe. Uno de los proyectiles le reventó el abdomen dejando al aire el paquete intestinal. Otro de los impactos le destrozó una muñeca y parte del antebrazo. 


Los compañeros de oficina, nada más oír las detonaciones acudieron de inmediato en auxilio del secretario tratando de reanimarle y cortar la fuerte hemorragia mientras que el autor de los disparos abandonaba el despacho dirigiéndose hasta la Comisaría de Policía, confesando los hechos y entregándose junto al arma homicida. 


Días más tarde el 20 de junio, Guerrero falleció y José Martínez ingresó en prisión. Diez meses más tarde, fue juzgado y condenado por la Audiencia Provincial de Almería. 


Temas relacionados

para ti

en destaque