Los tipos de bicicletas con los que puedes recorrerte toda Almería

Cada bicicleta tiene su lugar y aquí te contamos cuál es la idónea para disfrutar de tu paseo

Fran García 21:00 • 02 jun. 2022

La bicicleta es un medio de transporte autónomo, popularizado en todo el mundo, que permite recorrer grandes distancias en un tiempo razonable a costa de un esfuerzo asumible (sobre todo si se compara con la alternativa de desplazarse a pie).


Por tanto, su función básica es la de aportar movilidad individual. Pero debido al hecho de que debe ser impulsada mediante el esfuerzo del ciclista, es un medio excelente para la práctica del ejercicio físico. Y esto ha hecho que a lo largo del tiempo hayan surgido distintas modalidades de ciclismo acompañadas de diferentes tipos de bicicletas para cada una de ellas.


El comportamiento de una bicicleta (y por tanto la modalidad de ciclismo a la que mejor se adapta) está determinado principalmente por la geometría de su cuadro, por los materiales empleados en su fabricación y por el tamaño y grosor de las ruedas. Son estas variables las que definen cada tipo de bicicleta.



Bicicletas urbanas

También denominadas commuter o híbridas. Estas bicicletas engloban una gran variedad de diseños, materiales y tamaños de ruedas (desde las clásicas bicicletas de paseo hasta las bicicletas plegables), pero todas enfocadas a la comodidad del ciclista, por lo que tiene una geometría relajada que proporciona una postura erguida. Su principal uso se da en entornos urbanos y zonas asfaltadas, pero se desenvuelven sin problemas en caminos y pistas de tierra, lo que las hace muy polivalentes. Son bicicletas robustas que suelen estar equipadas con luces y reflectantes para ver y ser vistos, además de guardabarros y guardacadenas para evitar la suciedad. Normalmente tienen transmisiones con varias velocidades, pero también las hay monomarcha.



Este tipo de bicicletas son ideales para desplazarse por las diferentes redes de carriles bici que se están extendiendo por buena parte de las localidades de la provincia dando así lugar a una movilidad saludable y sostenible.


Bicicletas de cicloturismo



También llamadas bicicletas de trekking o bikepacking, o bicicletas randonneur. Son bicicletas desarrolladas parar realizar viajes, lo que implica varias cosas. Por un lado deben ser cómodas, porque van a pasarse muchas horas sobre ellas. Por otro lado deben ser robustas para cargar con equipaje y fiables para evitar dejar tirado al ciclista en mitad del viaje. Así pues, poseen una geometría relajada y montan manillares ergonómicos para  proporcionar comodidad, están construidas en aluminio pero también en acero, lo que facilita su reparación en caso de rotura.


Permite ir moviéndose por diferentes rincones a un ritmo cómodo y relajado que permite disfrutar del paisaje para ir descubriendo entornos como, por ejemplo, los que encierra el paraje litoral entre Mojácar y San Juan de los Terreros.


Bicicletas de carretera

Son bicicletas pensadas para la eficiencia y la velocidad. Por tanto en su construcción se busca el menor peso y la menor resistencia tanto aerodinámica como a la rodadura. Tiene una geometría extrema comparada con las bicis urbanas, con unos ángulos de dirección y sillín más cerrados. Esto les confiere una mayor reactividad a la hora de maniobrar con ellas, además de mayor rigidez, lo que, junto a la postura sobre ella (más inclinada), permite aplicar toda la potencia del ciclista de manera más eficiente. Están fabricadas con materiales ligeros, fibra de carbono en su mayoría, aunque también aluminio en gamas más bajas. 


Dentro de esta categoría podemos diferenciar tres subcategorías:

  1. Competición: Son las bicis que podemos ver en competiciones deportivas, tanto profesionales como de aficionados.
  2. Gran fondo: Son muy similares a las anteriores, pero con una postura algo más cómoda, lo que permite pasar más tiempo sobre ellas. Su público objetivo son aquellos que quieren disfrutar de la práctica del ciclismo, pero dando menor importancia al rendimiento.
  3. Triatlón o contrareloj: Son bicicletas específicas para esta disciplina. Son extremadamente aerodinámicas y obligan a mantener una postura también extremadamente aerodinámica y eficiente para el pedaleo.
  4. Bicicletas de ciclocross (cx). Podemos decir que son bicicletas de carretera adaptadas a su uso fuera del asfalto, para lo que principalmente utilizan neumáticos de sección mayor y con un dibujo muy marcado.
  5. Bicicletas gravel. Eta categoría, aunque surgida como tal hace pocos años, es muy similar a la anterior. Son bicicletas destinadas a circular por pistas de tierra. Podemos decir que las bicicletas cx se utilizan para la competición, mientras que las gravel tienen un propósito más recreativo, siendo también común su uso para el cicloturismo.


Cada tipología presenta una particularidad pero, en general, las tres primeras tienen en común que están pensadas para usarse y obtener rendimiento en asfalto mientras que las dos últimas, aunque también pueden ir por asfalto, están pensadas y adaptas a circular por tierra.


De este modo, con estas bicicletas se podrían hacer rutas variadas como los recorridos por la Alpujarra de la Marcha Cicloturista 'La Indomable', las ya míticas subidas de La Vuelta a Velefique y Calar Alto o la Vía Verde de Lucainena a Aguamarga.


Bicicletas de montaña, también conocidas como mtb (mountain bike) o vtt (velo tout terrain).

Son bicicletas pensadas para circular por toda clase de terrenos (caminos, senderos más o menos transitables y en general por donde la habilidad del ciclista lo permita).


Sometidas a una gran carga debido a la naturaleza del terreno por el que transitan, necesitan cuadros robustos pero también ligeros para no lastrar en exceso en las subidas. Por tanto, en la mayoría de casos se recurre a la fibra de carbono para su fabricación, aunque en gamas medias también se usa el aluminio. Tienen una geometría más lanzada que las bicis de carretera para favorecer la estabilidad, sobre todo en las bajadas. Hoy está generalizado el uso de ruedas de 29 pulgadas, tamaño similar a las de carretera, pero con neumáticos de sección mucho mayor y con tacos.

  1. Rígidas o hardtail. Son las bicis de geometría más racing. Solo tienen suspensión en el eje delantero. Esto hace que sean más ligeras, puesto que prescinden del peso extra que supone el sistema de suspensión, además al estar fabricado el cuadro en una pieza son más eficientes desde el punto de vista del pedaleo. Son adecuadas para los que solo quieren ir muy rápido. Se suelen usar en las disciplina xc.
  2. Doble suspensión. Tienen sistemas de suspensión en ambos ejes. Como ya se mencionó antes, esto aporta seguridad y comodidad, pero también resta eficiencia al pedaleo debido a la energía que se disipa por el propio balanceo de la suspensión, aunque la industria desarrolla sistemas cada vez más eficientes.
  3. Fat bikes. Son bicicletas de montaña con unos neumáticos extremadamente grandes (con una sección de más de 4 pulgadas). Esta característica les da una gran capacidad de tracción y agarre en terrenos rotos, además de permitirles prescindir de sistemas de suspensión. Si bien el peso  y la inercia de las ruedas les supone un lastre excesivo, son especialmente adecuadas para terrenos como la arena o la nieve.


Las bicicletas de montaña permiten hacer recorridos por lugares tan variados como las playas de Mónsul y Genoveses en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar o los hermosos parajes de la Sierra de Gádor en recorridos como La Sierrecilla o Peñas Negras.


Bicicletas de bmx (bicicross, freestyle).

Son bicicletas surgidas para competir en circuitos similares a los del motocross. Con el tiempo su uso ha derivado hacia la ejecución de trucos y acrobacias. Son de pequeño tamaño. Suelen estar fabricadas en acero o aluminio, cuentan con ruedas también pequeñas de entre 20 y 24 pulgadas y no dispone de cambio. También montan un característico manillar de doble altura.


Bicicletas eléctricas (e-Bikes). 

Son bicicletas equipadas con un motor eléctrico y una batería. Para poder ser consideradas bicicletas y no ciclomotores o motocicletas (y por tanto requerir permiso de circulación, matrícula, seguro y permiso de conducción) deben cumplir algunos requisitos, siendo el  principal que el motor eléctrico solo puede asistir al pedaleo, es decir, solo puede actuar mientras que estemos pedaleando.

Existen bicis eléctricas para la práctica totalidad de modalidades de bicicletas que hemos descrito a lo largo de este artículo (salvo bmx).


Hoy en día son muy populares ya que permiten continuar con la práctica del ciclismo a quienes por edad o condicionantes físicos no pueden asumir el esfuerzo que supone el uso de una bicicleta convencional o simplemente quieren disfrutar de la comodidad de la asistencia eléctrica.


Temas relacionados

para ti

en destaque