Sobrepeso en el embarazo: todo lo que tienes que saber

Las visitas al ginecólogo son de gran importancia durante la gestación

Las visitas al ginecólogo son de gran importancia durante el embarazo.
Las visitas al ginecólogo son de gran importancia durante el embarazo. La Voz

El embarazo es una experiencia única e inolvidable, pero la felicidad que rodea a la gestación puede verse agravada por situaciones previas a estar embarazada o que se produzcan durante el embarazo.


Las visitas al ginecólogo son de gran importancia, ya que planificar un embarazo aumenta considerablemente las posibilidades de que todo salga bien. “En estas visitas se realiza una valoración previa de la futura mamá en el que se tiene en cuenta los antecedentes personales, enfermedades previas, cirugías, estilos de vida, problemas de salud familiares, además de la exploración física”, explica el doctor Pablo Romero Duarte, ginecólogo de Vithas Centro Médico El Ejido.


Dentro de la exploración física, el peso corporal es de gran importancia. “Si una paciente que desea ser madre presenta antes del embarazo un índice de masa corporal superior al adecuado (sobrepeso > 25 kgr/m2, obesidad > 30 kgr/m2), es muy probable que su ganancia a lo largo del mismo sea mayor que la recomendada, que son 9-11 kilogramos a lo largo de los 9 meses”, añade el especialista.



Antojos continuos o comer más cantidad pensando que se trata de dos personas son motivos que pueden llevar a un aumento de peso que ocasione problemas durante el embarazo tales como alteraciones del tiroides, hipertensión, diabetes o parto prematuro, problemas en el postparto e incluso se ha visto asociado a la obesidad infantil, entre otros.


Además, “hay que prepararse para el parto y, para ello, el ejercicio físico regular, los hábitos dietéticos adecuados, cese de alcohol y tabaco, deben de plantearse desde varios meses antes de buscar gestación”, puntualiza el doctor Romero.



Por su parte, el ginecólogo añade que “durante la gestación es conveniente realizar cinco comidas al día, evitar bebidas hidrocarbonadas, zumos prefabricados, dulces de asimilación rápida y otros alimentos con alto índice glucémico, pero de bajo valor nutricional, además de no abusar de la ingesta de atún y evitar carnes o pescados crudos”.


La ganancia de peso recomendada para la futura mamá estará en función de ciertas variables como son el peso previo al embarazo y enfermedades previas. “Aunque el IMC no es 100% fiable, ya que la constitución materna es variable entre pacientes, sí que nos permite detectar pesos extremos que es lo verdaderamente importante”.


Además, “el exceso de peso suele estar asociado a un exceso de panículo adiposo, lo cual dificulta la realización de ecografías fetales, disminuyendo claramente la posibilidad de diagnosticar alguna patología fetal por mala visualización”, explica el doctor Pablo Romero.


Entre las recomendaciones del ginecólogo se encuentran el “utilizar la báscula como una herramienta que de forma objetiva nos diga si los kilos ganados son adecuados para el momento del embarazo en el que se encuentra la mamá”.

 

Temas relacionados
Salud

para ti

en destaque