Incontinencia urinaria, un problema que afecta principalmente a la mujer

Un tratamiento precoz en los estadios iniciales puede conseguir grandes resultados

El doctor Miguel Aragón.
El doctor Miguel Aragón. La Voz

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, alrededor de 200 millones de personas padecen incontinencia urinaria, un problema que afecta principalmente a mujeres y adultos mayores y que supone un grave impacto en su calidad de vida.


“La mayoría de las mujeres que sufren este problema no acuden a consulta debido al sentimiento de vergüenza o a la falsa creencia de que es algo normal por la edad”, explican profesionales de la unidad de suelo pélvico de Vithas Almería, quienes insisten en la importancia de acudir a consulta ante patologías como la incontinencia urinaria y el prolapso pélvico, ya que un tratamiento preventivo en los estadios iniciales puede conseguir grandes resultados en la paciente.


Existen varios tipos de incontinencia urinaria, siendo las más comunes las producidas por el esfuerzo. En estos casos, la fuga de orina va precedida de una elevación de presión abdominal como al toser, estornudar, saltar, etc.; y la que se conoce como “de urgencia”, mediante la cual, la persona siente un impulso súbito e incontrolable de orinar y, si no llega pronto al baño, pierde la orina sin poder evitarlo.



Cuando la paciente tiene pérdidas de orina tanto de esfuerzo como precedidas de urgencia miccional, hablamos de incontinencia de orina mixta.


Principales factores



Por otro lado, los principales factores que provocan la incontinencia urinaria en la mujer son el haber estado embarazada, los partos y el envejecimiento. Por ello, es importante realizar una tonificación muscular después de haber dado a luz y practicar ejercicios específicos dirigidos por un fisioterapeuta especializado.


Otras medidas que ayudan es mantener un peso idóneo, llevar una alimentación sana y hacer deporte con regularidad. Además, en el caso de las mujeres menopáusicas, también es importante mantener la vagina bien hidratada, aunque en casos de atrofia severa será necesario el tratamiento de óvulos o crema que contengan una baja cantidad de estrógenos, puntualizan los especialistas.


Otros tratamientos conservadores que han demostrado mejorar los síntomas son la electroestimulación y el empleo de láser en la mucosa. La última tecnología también está en Almería,  como el sistema de electroestimulación con la silla EMSELLA, avalada por la FDA americana y que está siendo aplicada en la unidad de suelo pélvico de Vithas Almería. Se trata de un campo electromagnético focalizado de intensidad extremadamente elevada. Su alta intensidad provoca contracciones supramáximas de los músculos del suelo pélvico, zona urogenital y la vejiga, y es usada para el tratamiento de la incontinencia urinaria y la rehabilitación muscular de la pelvis.


En los estudios realizados con esta tecnología, el 95% de pacientes se encontró satisfecha y experimentó mejoría en su calidad de vida. Además, el electromagnetismo tiene respaldo científico en el tratamiento para la tonificación postparto, la disfunción sexual y el dolor pélvico.

 

Temas relacionados
Salud Mujer Hospital Vithas Virgen del Mar

para ti

en destaque