Coronavirus, fascismo y machismo se cuelan en el diccionario

Ya se puede ser un fascistoide o un macho alfa de acuerdo al Diccionario de la Lengua Española

El diccionario incorpora nuevos términos.
El diccionario incorpora nuevos términos. Europa Press

Todo, o prácticamente todo, ha cambiado en España desde que el 14 de mazo se decretara el estado de alarma por una situación totalmente desconocida, como era una pandemia mundial. Estos cambios han llegado incluso el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española que ha tenido que incorporar este año términos como 'COVID', 'coronavirus', 'desconfinamiento' o 'cuarentenar', algunas de las nuevas palabras añadidas a la versión digital del Diccionario de la Lengua Española, que también incluye nuevas adiciones en definiciones como las de 'confinamiento'.


La presentación ha tenido lugar en la sede de la RAE, junto a la obra 'Crónica de la lengua española'. En total, son 2.557 novedades. En el caso de 'COVID', con mayúsculas, se define como síndrome respiratorio agudo producido por un coronavirus. Además, se aclara que el acrónimo proviene del inglés ('coronavirus disease', 'enfermedad del coronavirus').


Mientras, el 'coronavirus' es "un virus que produce diversas enfermedades respiratorias en los seres humanos, desde el catarro a la neumonía o la COVID". Y 'cuarentenar' habla o bien de "poner a alguien en cuarentena" o "pasar un período de cuarentena".


Esta nueva edición del diccionario (la 23.4) también ha incluido otros artículos relacionados con la enfermedad como la palabra 'ébola' o con la pandemia, como 'desconfinamiento' --"levantamiento de las medidas impuestas en un confinamiento"-- o 'desescalada'.


La directora del DLE, Paz Battaner, ha aclarado algunas dudas respecto a las nuevas incorporaciones relacionadas con la pandemia. Así, para COVID ha explicado que tiene dos géneros gramaticales, por lo que por el momento se podrá usar con 'el' o 'la' indistintamente. "Los hispanohablantes decidirán si es masculino o femenino", ha señalado Muñoz Machado.



También con 'confinamiento' se ha decidido añadir otro significado que no sea el de "pena punitiva" para desplazados de su domicilio. "En un principio se pensó en matizar esta acepción, pero desde América se nos advirtió que el confinamiento como pena todavía existe en algunas zonas con ese uso", ha añadido el director de la RAE.


En cualquier caso, el nuevo DLE incluye también numerosas novedades en términos no relacionados con el coronavirus. Por ejemplo, se acepta 'fascistoide', con la definición de persona "que tiende al fascismo o autoritarismo" o de 'parafascista' --"que tiene semejanza con el fascismo"--.


También a la palabra 'democracia' se le añaden acepciones 'de forma compleja', con términos como 'orgánica', 'representativa' o 'popular'. El diccionario ahora recoge 'intifada', para hablar de "insurrección popular palestina protagonizada por los jóvenes frente a las fuerzas israelíes de ocupación".


Battaner no cree que haya numerosas modificaciones relacionadas con la política por el contexto actual. "Las que son novedad no son recogidas solo este año, sino de hace tiempo. Es verdad que este año se ha vivido políticamente de manera exaltada, pero las palabras recogidas tienen que ser sostenidas en el tiempo", ha matizado.


Es novedad también la palabra 'provida', que habla de quien "se opone al aborto inducido, a la investigación con embriones humanos y a la eutanasia". O 'macho alfa', que alude al "macho dominante en un grupo de animales sociales".


Otras palabras

'Finde', como "reconocimiento al uso que se da en España" a esta forma abreviada de fin de semana, 'emoji' --palabra diferente de 'emoticono'--, la acepción de 'hilo' para referirse a las cadenas de mensajes en Internet o 'trol', son otras de las incorporaciones. "Eso de 'el inglés nos invade' no es cuestión de gran preocupación para la academia: muchas palabras se transforman o castellanizan y significan poco dentro de la inmensidad del castellano", ha afirmado Muñoz Machado.


El director de la Real Academia Española (RAE), Santiago Muñoz Machado, ha reconocido que la elaboración de estos diccionarios es "un trabajo severo, laborioso y muy riguroso", muchas veces expuesto a la crítica. "No pretendemos en modo alguno inventar nada. Somos testigos y notarios de cómo hablan los hispanohablantes", ha destacado.

 

Temas relacionados
Idiomas

para ti

en destaque