¿Qué significa la presencia de las E-s en los alimentos?

Las E-s son un indicador de que el producto contiene sustancias artificiales

Cada vez más consumidores revisan el etiquetado para saber que están comiendo
Cada vez más consumidores revisan el etiquetado para saber que están comiendo Pixabay

En los últimos años cada vez más consumidores quieren saber exactamente lo que comen: de dónde vienen los productos, cómo se producen, cuáles son los ingredientes utilizados e incluso cómo llegan hasta los lineales de los supermercados. 


Las etiquetas juegan un papel fundamental en esta demanda de información, ya que es el medio a través del que los consumidores pueden conocer, entre otros, la denominación del producto, su fecha de consumo preferente o caducidad, la forma de conservación y/o utilización, los ingredientes o la información nutricional de cada producto. Dentro de toda esta información, las E-s artificiales siguen siendo un gran enigma para muchos compradores, que se enfrentan a un galimatías de letras y números difícilmente comprensible, según informa Europa Press.


Legales sí, pero existen opciones más naturales

Las E-s artificiales son aditivos que se incorporan a los alimentos y bebidas con el objetivo de modificar o potenciar sus características o facilitar o mejorar su proceso de elaboración o conservación. Desde la última legislación europea los aditivos deben figurar en la lista de ingredientes presente en la etiqueta de cada producto. Los fabricantes tienen dos opciones: nombrarlos por su nombre o por los famosos números E. 


El uso de aditivos es una práctica muy común en gran parte de la industria alimentaria y su presencia en las etiquetas es un indicador de que el producto contiene sustancias artificiales añadidas. Por eso, cuantas menos E-s aparezcan en la lista de ingredientes, menos artificios tendrá el alimento.


La tendencia de los alimentos sin E-s artificiales

La demanda de alimentos naturales que ayuden a llevar un estilo de vida más saludable se ha multiplicado en los últimos años. Cada vez son más los compradores que se decantan por productos sin añadidos artificiales que puedan alterar las características originales de los mismos, no solo como una alternativa más saludable, sino también como parte de su compromiso ético como consumidores. 


Las marcas de alimentación no se quedan atrás y apuestan por comercializar productos naturales sin E-s artificiales para satisfacer la creciente demanda. Este es el caso de Central Lechera Asturiana, que ha asumido el compromiso de elaborar productos sin E-s artificiales. Actualmente, el 98% de los productos que comercializa sólo contienen ingredientes 100% naturales. Para comunicar esa apuesta por el origen natural ha lanzado el Sello sin E-s, con el que identifica todos sus productos que no llevan aditivos artificiales. 


La lista de ingredientes al frente no miente

Basta con mirar la lista de ingredientes de cualquier producto para darse cuenta de que las E-s artificiales están presentes en más alimentos de los que creemos. Si tomamos como ejemplo un brik de Nata para Cocinar de Central Lechera Asturiana sin E-s artificiales y lo comparamos con otras marcas de la competencia, con un simple vistazo veremos que la composición de cada una de ellas varía considerablemente. 


Los productos de Central Lechera Asturiana tienen sus etiquetas en su parte frontal, un ejercicio de transparencia con el consumidor que demuestra que no tienen nada que esconder. ¿Por qué?


En el caso de la Nata para Cocinar de Central Lechera Asturiana entre los ingredientes encontramos únicamente nata ligera de la leche, almidón natural y proteínas de la leche, así de simple y saludable. En cambio, si cogemos cualquier otra nata para cocinar del mercado veremos que entre los añadidos se encuentran estabilizantes (E-460, E-466, E-1412, E-407, E-451), espesantes (celulosa, goma de celulosa y goma de celulosa y goma xantana) o emulgentes (E-471) que se incorporan artificialmente para modificar alguna de sus características y que, por lo tanto, las convierten en alternativas menos saludables.


Por eso, algunas marcas colocan sus etiquetas en lugares poco visibles o camuflan sus E-s con el nombre técnico del aditivo para huir de la polémica que rodea en ocasiones estas sustancias. Llevar una alimentación más saludable es posible gracias a las marcas que apuestan por ofrecer alternativas 100% naturales y sin E-s artificiales. 


 

más leídas

últimas de Sociedad

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería