A los cubiertos de plástico le quedan dos años de vida

A partir de 2021 no se podrán vender estos productos de un solo uso

En 2021 se prohibirá la venta de estos utensilios para reducir los residuos contaminantes.
En 2021 se prohibirá la venta de estos utensilios para reducir los residuos contaminantes. La Voz

Tal y como ha informado la Cadena SER, a los cubiertos de plástico, los bastoncillos y las pajitas le quedan apenas dos años de vida. Esto se debe a la prohibición de la Unión Europea de comercializar estos productos a partir de 2021. El 80% de los residuos que están en el mar se generan en tierra, según la Sociedad Española de Ornitología (SEO Birdlife). Su mala gestión o acciones como tirarlos al inodoro ponen en peligro la biodiversidad de animales y plantas, tanto terrestres como marinos. Federico García, portavoz de la ONG, explica que la ingestión de plásticos por parte de mamíferos marinos es una de las principales causas de su mortandad. "Además, existe el peligro de enganchones de aves o reptiles en las grandes 'islas de plástico' que flotan en el agua".


A partir del año 2021, no se podrán vender en Europa productos de plástico de un solo uso, como cubiertos, platos, pajitas, bastoncillos o corcho blanco. El objetivo de esta medida es el de reducir los residuos que contaminan el medioambiente. Según datos de Greenpeace, 12 millones de toneladas de plástico entran cada año en nuestros mares a nivel mundial.


Alternativas

Pero hay maneras de usar menos plástico en nuestra vida cotidiana. Para reducir su consumo, proliferan los locales donde se puede comprar a granel desde alimentos y bebidas hasta productos de limpieza e higiene. En España hay más de 500 establecimientos de este tipo, un centenar más que en el año 2017, según el blog vivirsinplastico.com. Estas tiendas se concentran sobre todo en las grandes capitales, como Barcelona, Madrid o Bilbao.


María Arias, fundadora de Unpacked Shop, explica cómo funcionan: "Puedes coger una de las bolsitas de papel reciclado de las que disponemos. Pero también puedes traer un recipiente de tu casa. Primero, los pesamos y descontamos ese peso del total. Así, solo pagas la cantidad de producto que te llevas".


Irene Blázquez, una estudiante de Bioquímica, sigue la filosofía zero waste, a través de la cual evita generar residuos contaminantes. "Voy a todos lados con una botella de agua reutilizable y cuando voy a cenar a restaurantes que usan cubiertos de usar y tirar, llevo los míos de casa", explica. "Si alguien necesita usar pajitas, puede comprarlas de bambú o de acero inoxidable", añade. Y nos anima a seguir la regla de las 4 R: rechazar, reducir, reutilizar y reciclar.

 

más leídas

últimas de Sociedad

newsletter

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.