Familias, jóvenes y transexuales: el nuevo perfil del sin hogar en España

Inmigración, inmigrantes, pobreza, pobre, pobres, Sudafricanos / EUROPA PRESS (Javier Tormo)
Inmigración, inmigrantes, pobreza, pobre, pobres, Sudafricanos / EUROPA PRESS (Javier Tormo) Europa Press

"No es fácil decirle a alguien que lleva meses en la calle que no le puedes dar una plaza para dormir en un albergue". Así resume Rosalía Portela, presidenta de la  Federación de Entidades y Centros para la Integración y Ayuda a Marginados (FACIAM), la situación de saturación que viven los centros de acogida de personas sin hogar en nuestro país a las puertas del invierno.


Oficialmente, según datos del Instituto Nacional de Estadística de 2012, 40.000 personas viven en la calle en nuestro país, pero Cáritas considera que esa cifra está desfasada, destaca la Cadena SER. En algunos albergues, como el de CEDIA en Madrid, las solicitudes duplican el número de plazas reales. "La gente se está inscribiendo para cuando haya un hueco, por lo que hay una necesidad urgente", explica Portela.


Adiós al perfil de hombre o mujer solo que vive en la calle

Estas entidades sociales han querido poner el acento en que el perfil de persona en situación de vulnerabilidad está cambiando. En centros de día como el Luz Casanova de Madrid, la media de edad de quienes están en una situación de vulnerabilidad se ha reducido una década y se sitúa ahora mismo en 37 años. La directora de esta fundación, Luz Casanova, ha detallado que también hay más inmigrantes: "muchos han saltado la valla y se encuentran en una situación muy comprometida esperando que se les otorgue la condición de refugiado, que ahora mismo se está demorando hasta un año solo para que te den la cita para hacer esa solicitud". 


Familias con hijos a cargo también reclaman estas ayudas y, según Portela, "cada vez hay mayor presencia de transexuales en nuestros centros de acogida". Otro colectivo en riesgo es el de las mujeres porque entorno a un 30% llega a la calle después de haber sido maltratada y sigue sufriendo esa violencia física a la intemperie. 


Demanda de vivienda social

La gran exigencia de Cáritas es que ayuntamientos, comunidades autónomas y Gobierno central actúen “de manera conjunta y coordinada” para revertir la situación de las personas sin hogar ampliando el parque de vivienda de alquier social y regulando el mercado de alquiler para evitar que los precios se disparen. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.