Las bandas de música, listas para romper el silencio de dos años de pandemia

Las formaciones musicales acusan un detrimento en sus filas tras dos años sin cofradías

Banda de Cornetas y Tambores del Carmen de Almería.
Banda de Cornetas y Tambores del Carmen de Almería. La Voz
Miguel Delgado 20:59 • 13 abr. 2022

Regresa la Semana Santa después de dos largos años marcados por una pandemia que ha dificultado el día a día de las bandas de música procesional de la provincia de Almería. Los efectos colaterales de la situación sociosanitaria que ha atravesado nuestro país supuso en estos dos cursos pasados la suspensión de la celebración de los desfiles procesionales de la Semana Santa.


Muchos sectores han sido los perjudicados de esta situación: floristas, cererías, imprentas, imaginería, orfebrería y, por supuesto, las bandas de música de la provincia de Almería. "Los dos años sin Semana Santa nos ha afectado sobre todo de manera económica; la banda está acostumbrada a tocar durante todo el año, pero nuestra semana más importante en la cual recibimos la mayor aportación económica es durante Semana Santa. Por lo que estar dos años sin esta celebración, ha hecho que no podamos cumplir con los proyectos que teníamos como el de cambiar los uniformes de los músicos, lo cual requiere de una gran inversión". Son palabras de Mario Lara, subdirector de la Banda de Cornetas y Tambores del Carmen de Almería. Al igual que le ha ocurrido a esta banda, otras muchas de la provincia se han visto obligadas a reponerse de las dificultades impuestas por los efectos colaterales de la Covid-19.


Pero la situación pandémica ha trascendido diferentes ámbitos de la propia banda. De hecho, según traslada la propia formación musical, las dificultades que han tenido que sortear también ha consistido en saber mantener a sus actuales componentes. De hecho, según apunta el propio subdirector, la banda ha sufrido la marcha de diferentes músicos que ha hecho saltar las alarmas en la propia formación porque, al contrario de lo que habita en el subconsciente popular, las ganas por afrontar una nueva Semana Santa no ha tenido una traducción en forma de incremento de componentes.



"Anterior a la pandemia nuestra formación rondaba los 120 componentes y ahora somos unos 95 músicos. La explicación es muy sencilla: todas las bandas renuevan sus filas tras la Semana Santa. Hay quien deja la banda por razones familiares, laborales o por otros motivos que le impiden compaginarlo con los ensayos diarios que tenemos. Esto contrasta con el número de altas que también se dan en estas fechas, por lo general generalmente gente jóven que le interesa tocar algún instrumento. El problema en este caso ha sido que como no hemos tenido Semana Santa en estos dos años, las bajas se han producido pero no hemos tenido altas", señala Lara.


"Dos años de paron es tiempo suficiente para enfriarse y decidir no seguir en una banda de música", indica Mario Lara en relación a cómo han vivido durante este tiempo los músicos su afición por las cornetas y los tambores. Una situación que ha puesto en jaque la supervivencia de algunas formaciones musicales, algo parecido han vivido diferentes sectores de las cofradías, como por ejemplo las cuadrillas de costaleros, donde, según señala Lara, se ha buscado la comodidad de quedarse en casa y no asistir a los respectivos ensayos de la banda de música. Sin embargo, según advierte, en la Banda del Carmen "hemos sabido mantener el núcleo" que ha contribuido a que muchos componentes no se marcharan a pesar de las dificultades de la situación. "Una experiencia que se debe al buen hacer de nuestro director Francisco Javier Fernandez Casado, que ha sabido mantener la llama viva y mantener a la gente motivada con ganas de ensayar".



Durante los meses más duros de la pandemia, las bandas no tuvieron la oportunidad de realizar los ensayos con sus componentes. No obstante, el levantamiento de medidas restrictivas contribuyó a retomarlos bajo estrictas medidas de seguridad sanitaria. "También volvimos a hacer algunas actuaciones pero siempre con poco público, sin embargo, hemos tenido la suerte de no dejar de tocar. El año pasado tuvimos la oportunidad de hacer un concierto con nuestra Hermandad del Prendimiento y otro concierto en la Iglesia de San Juan con la Hermandad de Angustias a lo que hay que añadirle otro concierto en Jaén, donde nos desplazamos un reducido número de componentes a la hermandad del Calvario".


Con lo que respecta al presente año y a la celebración de una nueva Semana Santa, son muchas las personas que tienen depositadas sus esperanzas en que todo salga lo mejor posible. En el caso del área musical, se espera mucho de este regreso, pues desde el año 2019 muchos de sus componentes no han retomado el contacto con las procesiones: "Queremos volver a sentirnos músicos cofrades y poder disfrutar de nuestra música para poder llevar nuestra música a las calles de una ciudad que ha confiado en nosotros".



Tras la penitencia que ha supuesto vivir estos dos años, ahora toca recolectar los frutos. La banda del Carmen acompañará este año por vez primera a 8 hermandades repartidas desde las vísperas y hasta el Viernes Santo: "Nunca hemos tocado tantos días y sin dejar ningún día de descanso". Un reto a la altura de las ganas de afrontar una nueva Semana Santa donde volverán a tener la oportunidad de demostrar la valía de un grupo de personas que no cesan en su trabajo y contribución en favor de la música procesional.



Temas relacionados

para ti

en destaque