Cosentino: orgullo almeriense

“La innovación de la piedra natural impulsada por Cosentino es un ejemplo de creatividad”

Javier Aureliano García
07:00 • 30 oct. 2021

La entrega por parte de su Majestad el Rey, Felipe VI, del Premio Reino de España a la Trayectoria Empresarial a Francisco Martínez Cosentino supone un nuevo punto de inflexión en una carrera repleta de triunfos. Un recorrido empresarial y vital que se sustenta en la cultura del esfuerzo y en un continuo afán de superación que ha llevado a Cosentino a erigirse en una de las empresas más innovadoras, sólidas e inspiradoras del mundo. 


Francisco Martínez Cosentino, Paco, es un hombre sencillo, sin artificios, familiar, con una enorme vocación de servicio que le ha llevado a implicarse en decenas de proyectos de asociaciones y todo tipo de actividades que ha considerado que podían mejorar la vida de su pueblo y sus vecinos. Intenso y apasionado, jamás se ha rendido, hasta tal punto que, como él mismo cuenta, se ha arruinado tres veces. Ahí radica la esencia de los verdaderos triunfadores, no en cómo encajan el éxito, sino en cómo se levantan tras un fracaso. 


Esa capacidad de sobreponerse a la adversidad, de adaptarse a cualquier situación, de volver a empezar con más fuerza cuando las cosas no han ido bien…, le definen perfectamente. Se trata de un ADN que Cosentino ha grabado a fuego en su identidad como empresa, que transfiere a los diseños de su marca, y que encajan como las piezas de un sofisticado rompecabezas en el carácter de los almerienses, una tierra hecha a sí misma a la que nadie le ha regalado nada, fruto del sacrificio de decenas de generaciones que han construido el sólido suelo que hoy pisamos, como mi amigo Paco. 



La última innovación de Silestone by Cosentino, la colección de colores de encimera Ethereal, supone una magnífica metáfora de la eterna revolución en la que el empresario tiene inmersa a su compañía. Ethereal propone una metamorfosis entre el mármol y el cielo para la concepción de colores únicos, una vuelta de tuerca más en un sector que la multinacional almeriense ha convulsionado hasta convertir en piezas de arte sus creaciones para transformar los alimentos en suculentos platos.


La investigación e innovación de la piedra natural impulsada por Cosentino es un ejemplo de creatividad al alcance de muy pocas empresas en todo el Planeta, sea el sector que sea. La transformación de esa materia prima que encontramos en las entrañas de nuestra tierra es el sello de distinción de Cosentino que, desde la comarca del Mármol, se ha colado en cocinas y hogares de los cinco continentes.



Su labor social a través de la Fundación de Arte Ibáñez – Cosentino también es encomiable y responde a esa filosofía de cómo a través de la empresa se puede mejorar la sociedad en la que vivimos. Diputación y Cosentino compartimos importantes retos, como la Ciudad de la Cultura de Olula del Río, y cualquier iniciativa que redunde en beneficio de todos los almerienses porque ahí, siempre, se puede contar con Cosentino, con la empresa y con el empresario. 


Como almerienses tenemos la suerte de contar con uno de los mejores emprendedores de nuestro país, una inagotable fuente de inspiración para cualquier almeriense, un hombre y una empresa que llevan el nombre de la provincia de Almería asociado a la excelencia por los mercados internacionales más exigentes, una persona incombustible de una capacidad creadora infinita…, un hombre que nos ha demostrado que, con esfuerzo, constancia, talento…, desde Almería se puede conquistar el mundo. Cosentino es un motivo más para sentirnos profundamente orgullosos de ser almerienses. 


Temas relacionados

para ti

en destaque