La materia prima del sueño de Paco

“Lo que de verdad significa el pretendido milagro almeriense”

Ramón Fernández Pacheco
07:00 • 30 oct. 2021

Somos de la misma materia con la que están hechos los sueños. Y la de Paco Martínez-Cosentino sale de la misma tierra que han pisado durante siglos tantos almerienses cargados con la pena histórica de recorrerla para marcharse y no volver. Pero hay hombres que son capaces de dar la vuelta a su destino y jugarse las veces que haga falta el ser o no ser manteniendo intacto el deseo de consolidar su proyecto. Y algo de eso, sólo algo de eso, fue lo que se premió ayer en un emocionante acto presidido por Su Majestad el Rey Felipe VI en el auditorio dedicado al Maestro Padilla, otro almeriense universal, y que fue inaugurado por su madre la Reina Sofía en 1992. Porque para premiar todo lo que ha hecho, creado, sostenido y reinventado Paco Martínez-Consentino a lo largo de su vida se necesitan muchas mañanas. 


Y es que no hay en Almería una figura capaz de resumir y proyectar mejor que la suya lo que de verdad significa el pretendido milagro almeriense, porque cuando se trabaja de sol a sol y se levanta uno con más velocidad que con la que se ha caído, no hay intercesiones divinas, ni espacio para lo inexplicable: tan sólo hay resultados y las certezas que produce el talento bien aplicado. Martínez-Cosentino no sólo ha contribuido a proyectar al mundo la dimensión presente y futura del sector de la piedra natural -que junto a la agricultura y el turismo forman la base del modelo económico almeriense- sino que también ha sabido erigirse en formidable emprendedor y creador de empleo. 


A lo largo del recorrido profesional que le ha llevado a recibir en Almería el VI Premio Reino de España a la trayectoria empresarial, nos encontramos con una constante demostración de inteligencia y perseverancia que bien podrían haber prendido y fructificado en otros muchos lugares del mundo. Sin embargo, él siempre ha querido permanecer vinculado a su territorio natural, al que ha contribuido en transformar en próspero foco de innovación, producción económica y esperanza de futuro. 



Por eso ahora, cuando es tan importante mirar hacia el mañana con ilusión y determinación, es justo reconocer su capacidad de alinear la energía y la voluntad de prosperidad de las gentes de la Comarca del Mármol de Almería, haciéndonos sentir a todos los almerienses el orgullo y la gratitud por una vida empresarial asentada sobre unos valores firmes, que han velado siempre por los intereses de sus trabajadores, clientes y proveedores. 


Y todo ello combinando el factor de la cercanía con la proyección universal de un proyecto que, tengo esa convicción, encuentra su razón y su fuerza en el latido profundo de la tierra de la que sale la materia prima con la que Paco ha conseguido hacer realidad su sueño.




Temas relacionados

para ti

en destaque