Coprohníjar innova en el mercado de frutas y hortalizas

Gracias a la nueva tecnología y la investigación

Cooperativa Coprohníjar.
Cooperativa Coprohníjar. La Voz

Entre otros productos, sus sabrosos cherry llegan a las mesas de todo el mundo. Desde los rojos y redondos del tamaño de una cereza (los que convirtieron a la palabra inglesa en el nombre con el que se conoce a estos pequeños tomates) hasta los ‘baby pera’ amarillos, naranjas, negros, pasando por variedades PREMIUM, que garantizan valores superiores a 8 grados BRIX. La cooperativa COPROHNIJAR, conocida mundialmente por su producción de tomate en su más amplia variedad, ha sabido hacerse en sus más de 30 años de andadura un hueco en el panorama comercial y productor hortofrutícola y sortear las no pocas crisis del sector. El secreto: siempre han trabajado para dar al cliente calidad y por salirse de lo normal.

 

Detrás de esta afirmación se esconde a una continua apuesta por la innovación tecnológica, la investigación y la certificación. Tecnología e investigación para producir de forma más eficaz, eficiente y rentable para el agricultor. Para lograr, por ejemplo, que sus productos tengan todo el sabor que otros no ofrecen o para saber encontrar un mercado que busca calidad o ecologíaal que venderle sus  productos. O para ser de los primeros en cultivar mini tomates de los más diversos colores, e incluso envasarlos en tarrinas ‘trimix’, con tomates de tres colores y variedades diferentes.




Interior de las instalaciones.
Interior de las instalaciones.La Voz



 

Los más de 150 socios de COPROHNIJAR cultivan en invernaderos que ocupan unas 450 hectáreas de superficie, la mayoría en Níjar y Almería. Aproximadamente la mitad de esta superficie se dedica a la producción ecológica, y el resto a producción integrada, garantizando la calidad de un producto sano, natural, sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Tomates, pimientos, calabacines, berenjenas, pepinos, melones y sandias forman la extensa variedad de productos ecológicos de esta cooperativa.

 

En los últimos años, con la puesta en funcionamiento de fincas de producción propia en la sierra de Granada, concretamente en Huéneja, y fincas de agricultores, socios o colaboradores, de otras zonas donde se cultiva en verano, se ha conseguido uno de los objetivos de esta comercializadora, que es la PRODUCCIÓN DOCE MESES, consiguiendo abastecer de productos clave a sus clientes durante todo el año, sin importar la estacionalidad, dándole un gran valor a COPROHNIJAR y una posición de privilegio en el sector.

 

Planificación

Los miembros de esta cooperativa son conscientes de que una buena planificación es esencial para la empresa. Los productores reciben indicaciones de los técnicos de la cooperativa, que les asignan el producto que deben cultivar según la previsión de demanda del mercado. Siguen así una estricta pauta de producción integrada que, en la mitad de las explotaciones, es también ecológica. Los agricultores cuentan con asesoramiento continuo que les ayuda a obtener los productos de la calidad que demanda COPROHNIJAR y que tienen el respaldode certificaciones oficiales como Producción Ecológica, Producción Integrada, Global GAP, GRASP, TescoNurture, BRC, IFSo diferentes normas propias de clientes.

 

La cooperativa posee 20 hectáreas de invernaderos propios en Almería, que parte de este terreno se dedica al desarrollo de pruebas, como centro de investigación y ensayo, mientras que en el resto se cultivan variedades para compensar las deficiencias que pueda haber según la demanda. También gestiona alrededor de 30 hectáreas en arrendamiento en el municipio de Huéneja, en Granada, donde se cultiva para conseguir la PRODUCCION DOCE MESES antes referida.

 

La cosecha media de COPROHNIJAR es de 50 millones de kilos anuales, siendo las previsiones para esta campaña 2021-2022 unos 20 millones de productos BIO. En los últimos años, cerca del 80% del producto se exporta a toda Europa, y el resto se comercializa en el mercado nacional.La facturación ronda los 60 millones de euros por año y la plantilla de trabajadores tiene una media de 600 personas. Dichas cifras la han convertido en una de las primeras y de las más valoradas de su sector. Ellos insisten en que buscan clientes fieles, que prueben su producto y vuelvan a comprarlo basándose no tanto en el precio, sino en el sabor y en la calidad.

 

Entre sus objetivos futuros está el reto de mantener su cuota y de seguir apostando por el cultivo ecológico, así como de continuar sorteando crisis como la de los precios del tomate y la sandía de este año, algo para lo que según explican en la cooperativa, es necesaria más atención de la administración. 

 

Temas relacionados
Coprohníjar

para ti

en destaque