Rubi gana por goleada a Ancelotti

Gran estreno de los almerienses en Primera División

Rubi en la banda del Estadio de los Juegos Mediterráneos.
Rubi en la banda del Estadio de los Juegos Mediterráneos. Juan Sánchez
Miguel del Pino 18:16 • 15 ago. 2022

Rubi ganó por goleada a Ancelotti en el estreno de los almerienses en Primera División. Pero finalmente el cuadro almeriense no pudo superar la enrome desigualdad existente en los banquillos y fueron éstos los que sentenciaron. Para bien y anotar la victoria en el lado madridista y para mal y consumar la derrota en el del Almería.


Por fin Rubi se olvidó del manido y superado ADN Barça (4-3-3), que ya no le vale para ganar ni a Xavi con la cantidad de estrellas que acumula en su nómina, para plantear un partido serio en una categoría en la que los rivales no perdonan o lo hacen en mucha menor medida que en Segunda.


En esta oportunidad el técnico indálico acertó de pleno al presentarse sobre el césped del Mediterráneo con tres centrales, dos laterales, uno de ellos de emergencia, tres centrocampistas y, por fin dos delanteros, en lo que considero que ha sido la mejor lectura de un partido que ha realizado desde que llegó al Almería. Confío en que después del gran partido disputado ante los capitalinos el equipo mantenga los esquemas y afronte los partidos como un equipo cuyo objetivo es la permanencia. Este sí es el Rubi que yo admiré en sus inicios.



La disposición en la cancha de los nuestros descolocó a las huestes blancas que se atascaron a la hora de mirar de cerca a Fernando y dejaron los suficientes espacios atrás para que Sadiq y Ramazani sembraran el terror en la zaga visitante. Munuera cortó una prometedora internada de Sadiq señalando un fuera de juego inexistente, pero no pudo evitar el golazo que tuvo a la pareja Eguaras-Ramazani como protagonistas.


Atrás cinco jabatos cerraban a cal y canto los caminos hacia la meta de Fernando, en el centro tres titanes obstaculizaban las acciones de sus tres directos rivales y arriba la velocidad de Ramazani y la lucha de Sadiq ponían en riesgo la seguridad del marco de Courtois.



Se volvió a poner de manifiesto que un equipo no es menos ambicioso por jugar con defensa de cinco sino todo lo contrario. Los tres centrales, el domingo cuatro por accidente, dan seguridad atrás y libertad de movimientos a los laterales que pueden incorporarse al ataque con menos riesgo que si dejan a sus espaldas a un central menos. Se mantiene el potencial en la medular con tres efectivos y arriba se acrecienta la presencia en la zona de castigo rival con dos efectivos en lugar de uno. Felicidades a Rubi por el gran partido de su equipo y por lo acertado que estuvo a la hora de leer el partido.


Mención aparte merece la actuación de Martínez Munuera. Es un árbitro veterano, tiene 40 años, que confirmó plenamente su fama de amante del equipo blanco, eso sí, con  la sutileza de los árbitros curtidos en mil batallas. Cortó dos ataques muy peligrosos del Almería señalando dos fueras juego inexistentes y persiguió a Sadiq, en teoría el mayor peligro para la defensa de su equipo. Permitió a los centrales del Madrid que lo intimidaran dejando sin sanción sus tarascadas al delantero nigeriano y le amonestó por la única falta que cometió. En el gol de Alaba colocó la barrera a diez metros para facilitar el trabajo al defensa visitante. Misión cumplida.




Temas relacionados

para ti

en destaque