Almería 3 - Tenerife 1: este equipo es una bomba

Segunda parte magistral ante el Tenerife con goles de Ramazani, Sadiq y Sipcic (pp)

Espectacular, brillante, imparable. La UD Almería firmó otra maravilla en el Mediterráneo -ya lleva tres triunfos seguidos ante su afición-, frente a uno de los mejores rivales de la categoría como el Tenerife. Desde el primer minuto el equipo se concienció de que la única vía para llevarse los tres puntos era la paciencia, no cometer errores y esperar el momento de calidad que siempre aparece. Tercero contra cuarto en un examen aprobado con notable alto. El Almería es un león que cuando parece dormido saca sus garras y puede con todo. El Tenerife pidió penalti de Chumi a Gallego en la primera parte, aunque no inquietó demasiado a Fernando. El rigor táctico ‘chicharrero’ no permitía terminar las jugadas con claridad y se llegaba al descanso con un aviso de Ramazani ante Soriano.

Explosión
Nada nuevo bajo la noche de Almería. La afición se puso también el mono de trabajo y nunca se puso nerviosa, consciente de que también juega estos partidos. Nada de murmullo ni pitar ante las imprecisiones, sino todo lo contrario. Se cumplía el minuto 71, justo cuando terminó la cuenta atrás y el encuentro reventó por todos lados. Corredera perdió la pelota y se la dio a la fiera, Umar Sadiq, que se plantó en el área y le sacó el penalti a Sipcic.

La responsabilidad la tomó Ramazani, un chaval que no aparenta 20 años por su templanza y sangre fría desde los once metros. La bombilla no se apagó. Cuatro minutos después, con el Tenerife asimilando el golpe y tratando de presionar, otra acción de precisión. Robo de balón en campo propio y salida vertiginosa a la contra, con Umar Sadiq ganando en carrera a Nikola Sipcic y picando la pelota ante Juan Soriano. Golpe de calidad del nigeriano, que ya suma cinco dianas y se postula como el delantero a seguir de la categoría. La fiesta en el Mediterráneo era total.

A sufrir
Se dice que para ganar hay que saber enfrentarte a la adversidad y bajar al barro. Un penalti de VAR, tan claro como innecesario por parte de Álex Centelles, metió en la pelea al Tenerife. Shashoua superó a Fernando, pero fue la primera y única vez, porque el murciano volvió a salvar a sus compañeros con una mano impresionante al propio Sam dentro del área. Del 2-2 a mantener vivo al equipo. Que es un portero que da puntos se queda hasta corto. A tres del descuento remató la faena Sipsic con un gol en propia tras centro de Pozo. No fue la noche del balcánico, que salió en la foto de los tres goles, aunque no fue el culpable de la derrota.

Arriba
Decía Rubi en la previa que era “una prueba importante” y no se equivocó. El rival con más orden y poderío en la medular que ha pasado por el Estadio no venía de farol y se sobrepuso a la lesión de Gallego e incluso a las dos bombas de Ramazani y Sadiq. Con este resultado los rojiblancos se aseguran, como mínimo, la tercera posición, porque pasarán la noche como líderes de Segunda con 15 puntos en su casillero. El mazazo de Ponferrada puso en alerta al vestuario y al cuerpo técnico y la reacción ha sido mayúscula, con siete goles a favor y uno en contra en dos encuentros. La magia inunda el Mediterráneo con un Almería que se acostumbra a repartir felicidad.




 

Temas relacionados
Fútbol almeriense Segunda División Fútbol LaLiga Rubi Umar Sadiq

para ti

en destaque