El sector sobrevive a los meses más complicados de la pandemia

La construcción se ha mantenido con altibajos en estos meses de crisis económica y sanitaria

La construcción apenas se detuvo dos semanas durante el confinamiento más duro.
La construcción apenas se detuvo dos semanas durante el confinamiento más duro. La Voz

Cuando allá por marzo de 2020 las autoridades decretaron un confinamiento domiciliario debido a la alarmante situación sanitaria que España atravesaba, hubo algunos sectores que siguieron funcionando a pleno rendimiento. El agroalimentario, tan conocido en Almería, fue uno de ellos, pero también los comercios esenciales, el transporte de mercancías y, por supuesto, la sanidad, sin la cual la pandemia habría sido más agresiva si cabe.


Además de estos, hubo otros sectores que, aunque se vieron obligados a parar su actividad durante un breve periodo de tiempo, también siguieron funcionando durante la mayor parte del tiempo debido a su importancia. Por ejemplo, el de la construcción.


Las industrias química, siderúrgica y de la construcción se detuvieron durante apenas quince días antes de volver a su actividad tras la Semana Santa de 2020.



Recuperación

Estas intervenciones que las empresas del sector continuaron llevando a cabo permitieron a la industria suavizar la profunda crisis económica que ha arrastrado el país en este último año. La construcción continuó debido a que muchas obras se habrían quedado a medias, con los costes adicionales que ello habría conllevado, y también gracias a que algunas corporaciones decidieron aprovechar este cierre forzoso para hacer alguna reforma de cara a la reapertura.



Así, entre todos han conseguido sacar adelante un sector fundamental para España en términos económicos. 


Previsiones

Ahora, con el final de la pandemia en el horizonte gracias al buen ritmo de vacunación que se está siguiendo, son muchos los estudios que demuestran que el sector de la construcción seguirá creciendo durante los próximos meses.


Incluso, hay quien señala que ha salido reforzado gracias a su capacidad para haber afrontado con solvencia una crisis tan compleja como la que ha vivido el planeta en este último año. No todos los sectores, desgraciadamente, pueden decir lo mismo.


La industria de la construcción y todas las áreas que, en mayor o menor medida, se nutren de ella, parecen haber superado la peor parte de la tormenta. El sol volverá a traer la calma que tanto necesitan tras un año tan duro.

 

Temas relacionados
Crisis económica Construcción Coronavirus

para ti

en destaque