“La Justicia no estaba preparada para afrontar una crisis de este calado“

Juan Luis de Aynat Bañón, decano Colegio de Abogados de Almería

El decano del Ilustre Colegio de Abogados.
El decano del Ilustre Colegio de Abogados. La Voz

¿Cómo está viviendo el sector la actual situación sanitaria?

La abogacía ha demostrado ser más esencial, si cabe, durante el último año. A pesar de la suspensión de los plazos procesales durante los primeros compases de la cuarentena, la justicia no podía detenerse a causa de la pandemia. Con el discurrir de los meses, los ERTE, el cierre de negocios y, por ende, los despidos han creado una situación laboral que en demasiadas ocasiones deriva en pleitos en los que los abogados están jugando un papel vital como mediadores y defensores de los intereses de los afectados.


¿Qué dificultades han encontrado los colegiados y el sector en general en este año de pandemia?



La más evidente ha sido el parón en la actividad judicial que ha conllevado que los males endémicos de nuestro sistema judicial se hayan visto acrecentados. Si el retraso a la hora de resolver las causas era ya considerable antes de la Covid-19, la crisis sanitaria ha sobrecargado aún más a los diferentes órganos judiciales. Todo ello sin olvidar la incertidumbre y falta de medios, especialmente durante los primeros meses. Aunque la situación se ha encauzado, se ha evidenciado que la Administración de Justicia no estaba preparada para afrontar una crisis de este calado. Se ha hablado desde hace mucho tiempo del papel cero, de la implantación de las nuevas tecnologías, pero a la hora de la verdad se ha tenido que improvisar sobre la marcha.


¿Cuál es la principal preocupación desde el Colegio? ¿Cómo están apoyando a los colegiados?



Nuestra principal preocupación ha sido y es garantizar que nuestros colegiados puedan desarrollar su labor en las mejores condiciones posibles, asegurando la calidad del servicio imprescindible que prestan a diario y protegiendo su salud. Nos hemos esforzado desde el principio, dotándolos de medios de protección, asesorándolos por todas las vías posibles y ofreciéndoles acompañamiento.


¿Qué se puede hacer desde su sector para que Almería se recupere de la crisis económica y sanitaria suscitada por la Covid-19?

Como he comentado, la precaria situación laboral y económica finaliza muchas veces en una demanda. Lejos de mejorar, esta situación tiene todas las papeletas para agravarse en un futuro cercano. Nuestro papel como garantes de los derechos de los ciudadanos será decisivo para que nadie se quede en el camino. 


¿Qué retos afrontará el sector en los próximos años?

Ya estamos inmersos en muchos de esos retos. La postergada transformación digital ha llegado a la fuerza a causa del coronavirus y toca adaptarse, aunque la nuestra es una profesión en constante evolución. Las leyes cambian y se modifican permanentemente, por lo que este cambio forma parte de nuestro ADN. Los abogados vivimos en un reciclaje permanente.


6. ¿Cuáles son sus principales preocupaciones y líneas de trabajo a corto y medio plazo?

A corto plazo, seguir velando por nuestros colegiados y reclamando a todas las administraciones más y mejores medios de protección; más recursos y mejores dotaciones en las sedes judiciales de la provincia. Por supuesto, continuar con nuestros seminarios y cursos de formación continua. En conclusión, ser un faro para la abogacía almeriense en unos tiempos inciertos.


 

Temas relacionados
Justicia Entrevistas

para ti

en destaque