Desvían el avión de Madrid a Granada por cinco minutos

Desvían el avión de Madrid a Granada por cinco minutos

Manuel León 03:00 • 12 jul. 2013

En Almería, el aeropuerto cierra antes que el kiosko de las pipas del Paseo. Y eso trae consecuencias. Sin ir más lejos, la noche del pasado miércoles, cuando unos 80 pasajeros del último vuelo de Air Nostrum de Madrid a Almería tuvieron que ser desviados al aeropuerto de Granada, porque el controlador de la torre de control se había marchado ya a su casa.
Juan Salvador Oliver, un marino mercante que volvía tras tres meses de estancia en Ghana relata los hechos: “saqué el billete y cuando esperábamos en el aeropuerto de Barajas nos dijeron que íbamos con retrasos”. El vuelo de Salvador estaba programado con salida a las 21.30 y llegada a las 20.30. Pero en realidad, partió de la terminal 4 madrileña cuando debía estar aterrizando en El Alquián, frente a la bahía de Bayyana.
El aeropuerto de Almería tiene el cierre operativo a las 23.45 por lo que el comandante del vuelo de Air Nostrum pidió ampliación de horario de 25 minutos creyendo que podría llegar antes de las 23.15 a Almería. Pero no fue posible.
Salvador continúa narrando: “los pasajeros íbamos tranquilos, a pesar del retraso, pero todo se torció cuando el comandante por megafonía nos dijo que debido a que el aeropuerto de Almería era muy estricto en los horarios  no nos dejaban aterrizar y teníamos que desviarnos a Granada, entonces sí que la gente del vuelo, compuesto de gente mayor, turistas y hasta niños, empezó a protestar y a ponerse nerviosa, en cualquier caso fuímos bastante prudentes”.
Recuerda también Salvador que “la azafata intentó tranquilizarnos, pero no podíamos creer que por cinco minutos, como nos dijo el comandante, nos tuviésemos que ir a aterrizar hasta Granada, aunque en un principio íbamos a ir hasta Málaga, con cuatro horas de autobús”.
El avión destino a Almería aterrizó finalmente en Granada sobre las 23,45 y tras trasladar el equipaje, los pasajeros llegaron a Almería  las 2,15 de la madrugada del jueves, cinco horas después de la programada hora de embarque en el avión.
Los familiares esperaban en coches fuera del aeropuerto que había sido cerrado.





Temas relacionados

para ti

en destaque