Gérgal

Calar Alto, clave para recrear el interior de la supertierra mejor estudiada

El observatorio almeriense permitió descubrir el exoplaneta Gliese 486b, ahora modelado

Imagen de archivo del Observatorio de Calar Alto.
Imagen de archivo del Observatorio de Calar Alto. La Voz
G. Mirón / E. Press
14:23 • 22 jun. 2022

El observatorio almeriense de Calar Alto es todo un referente en varios campos de la investigación astronómica. Uno de ellos es el de la búsqueda de los denominados ‘exoplanetas’, planetas que orbitan estrellas diferentes al Sol, con la intención, entre otras, de encontrar un lugar donde fuese posible la vida tal y como lo es en la Tierra.

Todo comenzó cuando en 2021 el planeta Gliese 486 b fue descubierto por el consorcio germano-español 'Carmenes' gracias al espectrógrafo del mismo nombre situado en el telescopio de 3,5 metros del observatorio de Calar Alto.

Este planeta, que orbita una estrella enana roja situada a tan solo a 26 años-luz, puede ser ahora considerado como el planeta rocoso mejor estudiado fuera de nuestro Sistema Solar.

Así, un equipo internacional que ha contado con la colaboración de científicos del Instituto de Astrofísica de Andalucía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (IAA-CSIC) y de la Universidad de Granada (UGR), ha modelado el interior de Gliese 486 b, un exoplaneta que se considera la supertierra mejor estudiada hasta la fecha, y ha estimado los tamaños relativos de su núcleo (metálico) y manto (rocoso).

"Es la primera vez que se hace un estudio tan detallado de la posible estructura interna de un exoplaneta", ha declarado el investigador del IAA-CSIC, Pedro Amado, uno de los autores del trabajo, que se publica en la revista científica ´Astronomy & Astrophysics´.

Este análisis, liderado por José Antonio Caballero, del Centro de Astrobiología (CAB), centro mixto del CSIC y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, ha sido posible gracias a los datos obtenidos con instrumentos como Chara, Cheops, Hubble Space Telescope, Maroon-X, TESS y Carmenes. El equipo, además, ha hecho predicciones sobre la composición de la atmósfera del planeta y su detectabilidad con el Telescopio Espacial James Webb, que pronto apuntará su espejo segmentado al sistema planetario.

"Esta exhaustiva caracterización ha sido llevada a cabo gracias a una amplia gama de instrumentos y telescopios situados tanto en tierra como en el espacio, incluyendo datos en espectroscopía de alta resolución obtenidos con el instrumento Carmenes desde el Observatorio de Calar Alto y datos en fotometría obtenidos con los telescopios del Observatorio de Sierra Nevada", ha destacado otro de los autores del trabajo e investigador del IAA-CSIC, Eloy Rodríguez.

Para Caballero, "Gliese 486 b se ha convertido en la Piedra Rosetta de la exoplanetología: en el Sistema Solar, tenemos los planetas telúricos Mercurio, Venus, Tierra y Marte. Ahora, el quinto planeta terrestre mejor estudiado en el Universo es Gliese 486 b".

"Probablemente los resultados más importantes detrás de nuestro trabajo no son los valores en sí, sino las oportunidades que ofrecen para futuros estudios", ha afirmado por su parte la astrónoma del CAB y otra de las firmantes del artículo, Esther González.

González se ha referido a futuros estudios, como la formación de campos magnéticos planetarios en la zona externa del núcleo con metales líquidos, ya que Gliese 486 b parece tener uno como la Tierra, según ha detallado en una nota el IAA-CSIC este miércoles.

Estos campos magnéticos pueden actuar como un escudo contra las tormentas originadas en el huésped estelar y evitar la erosión de la atmósfera. Debido a su caracterización precisa y exacta, Gliese 486 b puede convertirse en el primer (y único, por el momento) exoplaneta donde podemos plantear esta futura investigación.

El primer exoplaneta alrededor de una estrella similar a nuestro Sol, 51 Pegasi b, fue descubierto en 1995. Desde entonces, cada año, la comunidad astronómica descubre exoplanetas que son cada vez menos masivos, cada vez más cercanos, y cada vez más similares a la Tierra.

Para Pedro Amado, "la combinación de datos procedentes de misiones espaciales y de instrumentación terrestre como Carmenes se muestra como un camino excepcional para caracterizar más y mejor los exoplanetas rocosos y poder compararlos con los del sistema solar".

Por su parte, la UGR ha informado en una nota de prensa que el profesor Carlos Abia, perteneciente a su grupo de investigación FQM292, ha colaborado en el análisisquímico de la estrella en torno a la cual gira Gliese 486 b, en particular en la determinación de "su contenido global en metales y de la razón entre las abundancias de carbono y oxígeno".

Según los modelos de formación planetaria más recientes esta razón de abundancias condicionaría el tipo de planetas que pueden formarse preferentemente en torno a las estrellas: rocosos, gaseosos, o helados, entre otros.  






Temas relacionados

para ti

en destaque