El plutonio de Palomares llega al Supremo (por fin)

El alto tribunal es la única esperanza que queda para que se cumpla la obligación de limpiar

Los altos niveles de radiactividad latente obligaron a vallar terrenos de Palomares y también de Vera.
Los altos niveles de radiactividad latente obligaron a vallar terrenos de Palomares y también de Vera.

La batalla por la descontaminación de las 40 hectáreas contaminadas de plutonio -en términos municipales de Cuevas del Almanzora y también Vera- no está del todo perdida. Tras 55 años transcurridos del accidente nuclear tras el choque de dos aviones americanos, el único hilo esperanza de que se pueda eliminar la radiactividad latente desde hace  más de medio siglo en la pedanía cuevana es el pleito que mantiene la Federación Provincial de Ecologistas en Acción contra el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).


Cuando parecía todo perdido con la sentencia de la Audiencia Nacional de que el CSN no era competente para esa limpieza de los residuos radiactivos, el mismo órgano judicial ha admitido a trámite el recurso de casación presentado por el abogado José Ignacio Domínguez, en representación del grupo ecologista. 


Ambas partes han quedado emplazadas, según el auto firmado por el magistrado Juan Carlos Fernández de Aguirre, para su comparecencia dentro del plazo de treinta días a partir de ahora ante la sala tercera de lo contencioso administrativo del Tribunal Supremo. La materia sobre la que versa el litigio tiene que ver con la necesidad de que el Consejo de Seguridad Nuclear acuerde un plazo para limpiar de radiactividad la pedanía cuevana.



Ecologistas en Acción justifica el interés casacional en  que “el caso de Palomares es único, no existe en España un almacén nuclear ilegal de esas características. No existe jurisprudencia alguna al respecto como tampoco la hay sobre si el CSN tiene facultades o no para fijar un plazo para realizar la limpieza. Si la sentencia deviene firme, la misión que el artículo 1 de la Ley 15/1980 atribuye al CSN como único organismo competente en materia de seguridad nuclear y protección radiológica quedará vacía de contenido y la sentencia afectará a la protección radiológica de todos los ciudadanos”.


Añade Ecologistas en Acción que desde hace 55 años se está superando el límite  de radiación establecido para el público en el artículo 13 del Reglamento sobre protección sanitaria contra radiaciones ionizantes, y el artículo 13.2 de la Directiva 96/29/ Euratom del Consejo de 13 de mayo de 1996. Ecologistas recuerda las dos fosas realizadas en el año 1966 por las autoridades norteamericana donde hay enterrados residuos radiactivos. 



40 hectáreas en la encrucijada
Ha ido envejeciendo Palomares, la comarca del Levante almeriense y da la sensación de que al final vencerá la opción que continúen los restos radiactivos de por vida diseminados en 40 hectáreas de suelo. Pero será una victoria por agotamiento, por no cumplir las administraciones con su obligación. Ahora solo queda el Supremo como último recurso. 

 

Temas relacionados
Accidente de Palomares Cuevas del Almanzora Vera Medio Ambiente Contaminación

para ti

en destaque