Roquetas de Mar

Lo cazan conduciendo borracho en Roquetas a pesar de tener retirado el carné

El varón ha sido condenado a 26 meses de prisión tras protagonizar una espectacular persecución

El conductor fue cazado por los agentes cuando circulaba por la Avenida Carlos III.
El conductor fue cazado por los agentes cuando circulaba por la Avenida Carlos III. Google Maps

Una juez de Almería ha condenado a 26 meses de prisión a un hombre por conducir de forma temeraria bajo los efectos del alcohol por las calles de Roquetas de Mar (Almería), por las que protagonizó una persecución tras no hacer caso a las advertencias de los agentes que lo vieron y posteriormente consiguieron detenerlo, a pesar de que cuatro meses antes había sido condenado por un delito similar a estar 20 meses sin derecho a conducir.


En concreto, la juez impone al acusado un año y seis meses de prisión por un delito de conducción temeraria con agravante de reincidencia y otros ocho meses de cárcel por un delito contra la seguridad vial, toda vez que le prohíbe conducir durante siete años y le impone 27 meses de multa a razón de siete euros diarios por un delito de desobediencia y otro más contra la seguridad vial.


Tal y como solicitó la Fiscalía, y en contra de la petición de la defensa, la juez rechaza la suspensión de la pena privativa de libertad en su sentencia dictada en firme tras la conformidad de las partes, según recoge la resolución consultada por Europa Press.



La persecución

Los hechos tuvieron lugar sobre las 1,45 horas del pasado 30 de julio cuando el acusado conducía ebrio por la Avenida Carlos III de Roquetas de Mar de forma "errática", "a gran velocidad", "derrapando" y "sin luces", por lo que su presencia fue advertida por dos agentes de Policía Local que patrullaban por la zona en ese momento.



Los policías trataron de dar el alto en la vía al conductor, quien hizo caso omiso de las señales "aumentando la velocidad" del coche, por lo que uno de los agentes tuvo que lanzarse a un lado para evitar se atropellado. A partir de ese momento se inició una persecución en la que el acusado hizo "caso omiso" de las "más elementales normas" de circulación, "sobrepasando los límites de velocidad" y "sin alumbrado" a pesar de estar en plena noche, lo que impedía a los viandantes advertirlo.


Tras saltarse varias intersecciones, el acusado terminó chocando contra el bordillo de una acera en la intersección de dos calle cercanas al Palacio de Congresos y Exposiciones de Aguadulce, por lo que reventó la rueda delantera izquierda. A pesar de ello, "no cesó en la actitud" e "intentó poner el coche en marcha en reiteradas ocasiones".


Del mismo modo, el hombre "se negó a abrir la puerta a los agentes" para lo que accionó el bloqueo interior, lo que obligó a los agentes a fracturar una ventanilla para poder arrebatarle las llaves del coche. El hombre, que mostraba síntomas evidentes de estar bajo la influencia del alcohol, se negó a someterse a la prueba de alcoholemia, lo que de por sí comporta la comisión de un delito contra la seguridad vial.


Al verificar su documentación, los agentes comprobaron que el hombre conducía a sabiendas de que pesaba sobre él la prohibición de no hacerlo tras una sentencia dictada en firme el 15 de marzo de este mismo año en Roquetas de Mar que estaba vigente y se había notificado de debida forma. El fallo le impedía conducir durante 20 meses y dos días.

 

Temas relacionados
Tribunales Roquetas de Mar Aguadulce Policía Local Tráfico

para ti

en destaque