Bacares

La imagen del Cristo del Bosque, principal culto en Los Filabres

Cientos de personas acuden a las fiestas patronales a pesar de la suspensión de la procesión

Imagen del Cristo. Según cuentan, la pierna izquierda del Santo es la original, el resto de la imagen se rehízo tras la contienda.
Imagen del Cristo. Según cuentan, la pierna izquierda del Santo es la original, el resto de la imagen se rehízo tras la contienda. La Voz

Un niño de tres años fue operado a corazón abierto. Los médicos adelantaron a sus padres que en tres meses “no andaría, no hablaría y tendría dificultad para comer”. La fe de sus progenitores los llevó hasta el Cristo del Bosque en Bacares. A los ocho días la criatura entró “andando de la mano de su padre” en la iglesia parroquial de Santa María donde se encuentra el Cristo y, señalando la imagen el niño dijo: “Papá, este hombre me ha salvado”.


Este testimonio está recogido en los exvotos al Santísimo Cristo del Bosque cuyo camarín se encuentra en el  templo de este pueblo de la Sierra de Los Filabres en la comarca del Alto Almanzora. Desde el siglo XVII la imagen del Cristo del Bosque se ha convertido en el principal culto de los hombres y mujeres de la Sierra de Los Filabres. En la actualidad, cuando las fiestas patronales en honor de este patrón en los días 13, 14 y 15 de septiembre coinciden en fin de semana, el pueblo de Bacares recibe a más de siete mil peregrinos en su romería. Sin embargo, por segundo año consecutivo, la crisis sanitaria por el coronavirus ha reducido este dato.


“Han sido cientos de personas las que han acudido desde diferentes lugares de la provincia de Almería y de otros puntos de España a pesar de la suspensión de la tradicional procesión del Cristo”, dice Juan Blanquez, secretario de la Hermandad del Santísimo Cristo del Bosque, fundada en 1975. La pandemia ha vuelto a modificar la celebración, dice Blanquez, quien explica que “de nuevo nos hemos amoldado a la situación respetando las medidas de seguridad”. 



Así, este año se ha bajado la imagen desde el camarín a un lateral del templo en la capilla de la Virgen de Los Dolores: “Sabemos que la gente, por su gran devoción, lleva dos años pidiendo estar más cerca del Cristo del Bosque. Este cambio ha permitido ver su imagen, pero no tocarla”. Tradicionalmente el ritual se realiza por la tarde tras la celebración de la misa del día 14. Los devotos y devotas pasan un ramo de flores y albahaca por las faldillas del Cristo, “en ese breve encuentro cercano también se realiza la petición de un deseo, de una necesidad” y se espera el suceso extraordinario “cuando Dios quiera”.



Juan Blanquez, secretario de la Hermandad del Cristo de Bacares.
Juan Blanquez, secretario de la Hermandad del Cristo de Bacares.La Voz



El portavoz de la Hermandad señala que el Santo Cristo del Bosque cuenta con muchos devotos entre la población gitana. “Un ejemplo de esta devoción es la imagen tatuada en algunos entusiastas del cristo milagroso, que muestran con orgullo en zonas visibles de su cuerpo”. Blanquez añade que cada devoto pide por lo suyo, y en ese largo peregrinar, “en la salud, el amor y una larga vida” todos coinciden.


Lucio Dalla, el místico cantautor italiano, expresaba en sus canciones la búsqueda de la trascendencia: “La vida es solo un sueño, una partida o un retorno”, se preguntaba, y luego dejó canciones tan bellas como ‘La Sera Dei Miracoli’, que traducida no expresa claramente milagro alguno.


Entre la multitud concentrada -el pasado martes 14, día del patrón-, en torno a la iglesia de Bacares, Antonio F. un hombre que emigró a Barcelona hace treinta años lamenta la suspensión de la procesión mientras rememora la emoción que produce ver a los peregrinos acompañando al Cristo desde el templo a su Ermita, “y aunque no tengo tanta fe –dice-, le puedo puedo asegurar que si no vengo cada año a las fiestas de Bacares, me da algo”.


Para este hombre de 73 años que retorna al pueblo por unos días, “el silencio que guardan todas las gentes que acuden en procesión” mientras escuchan ‘La Relación’ de cómo llegó el Santo Cristo del Bosque a Bacares “me pone el vello de punta” dice, confiando en que el próximo año la normalidad permita la celebración de las fiestas patronales “sin mascarilla y sin esta enfermedad del miedo”, como él la denomina.


50 años narrando ‘la relación’, que cuenta cómo llegó el Cristo del Bosque a Bacares

José tenía 13 años cuando le ofrecieron recitar ‘La Relación’, el relato que cuenta cómo llegó el Santo Cristo del Bosque a Bacares. Este texto, que recita de memoria durante veinte minutos y que viene de sus antepasados, relata cómo tras la expulsión de los moriscos ordenada por el rey Felipe II se comenzó la repoblación de los pueblos. Los nuevos habitantes cristianos de Bacares reclamaron un santo para venerar en su iglesia.


Un día, después de una misa, se presentó un hombre llamado Ramos que vivía en una pequeña gruta en el cerro Layón, ofreciéndose para traer un santo al pueblo. Tres días más tarde –según cuenta la historia- lo vieron venir con otros hombres portando una imagen que denominó ‘El Santo Cristo del Bosque’, y nunca más se supo de este misterioso hombre.



José Martínez Segura.
José Martínez Segura.La Voz


José Martínez, de 63 años, lleva cinco décadas poniendo su voz a ‘La Relación’, un monólogo que también comparte hoy con otros miembros de su familia; su hijo y su sobrino. Explica que tras la procesión “llegamos a la Ermita del Bosque donde hacemos un pequeño descanso y en presencia de la imagen del Santo Cristo, aprovechamos ese momento para relatar la llegada histórica del santo mientras la gente escucha en silencio sentada, después se juegan las banderas en señal de hermanamiento de los pueblos”.

 

Recuerda José que un día de los años ochenta, estando sentado en la puerta de la sacristía, vio llegar a una madre con sus dos hijos. “A la niña, de unos cinco años, le faltaba una pierna y el niño que llevaba en brazos era ciego. La mujer se me acercó y me pidió poner su mano en el Santo Cristo. Aquello me dejó sin respuesta, no encontraba una explicación a esa petición”, cuenta que inmediatamente abrió el camarín para cumplir con su deseo.


“Ahí fue donde yo vi realmente que a pesar de su desgracia, ella quería dar las gracias al santo por algo”. Señala que siempre “me quedará esa duda”. Finalmente Martínez añade que la actual talla del Cristo del Bosque fue reconstruida tras la guerra civil. De la talla original “sólo se conserva la pierna izquierda y la cruz de madera”. 


“El covid no va a destruir la fe”

Pedro Antonio Martínez Mena es un sacerdote nicaragüense que estudia Teología Bíblica en la Universidad de Navarra, ha colaborado en las fiestas patronales invitado por el párroco titular de Bacares, Silverio Franco. En declaraciones a La Voz de Almería el joven sacerdote de 30 años se expresó entre el bien de esta Fiesta de la Exaltación de la Cruz y el mal que supone esta crisis sanitaria asegurando que “el coronavirus no se va a salir con la suya. No va a destruir la fe de la gente”, dijo, “esperando también el milagro del Señor del Bosque que hará desaparecer esta pandemia”.



Pedro Antonio Martínez Mena es sacerdote nicaragüense.
Pedro Antonio Martínez Mena es sacerdote nicaragüense.La Voz


Mientras la ciencia de la sanación nos salva con sus profesionales y su tecnología, los milagros ocurren de acuerdo a la voluntad divina. En esta comunidad académica foral y siendo la ‘Clínica Universidad de Navarra’ un referente en la investigación, preguntamos al clérigo sobre los milagros y la ciencia. Aquí Martínez Mena aludió al Papa San Pablo II en su carta encíclica ‘Fides et Ratio’, donde el sumo pontífice “habla acerca de la combinación” y de las relaciones entre “fe y razón”. El cura también cura. En este sentido este joven sacerdote explicó que “la palabra cura proviene del latín curatio, que se refiere al cuidado; también al sacerdote que cuida y ayuda a curar las almas de los demás”. Algunos historiadores de la iglesia señalan el año 1330 cuando se empezó a aplicar esta denominación al párroco por tener a su cargo “la cura de almas’’. Igualmente en el vigente Código de Derecho Canónico “se hace referencia al cuidado del alma”, indicó.


Fritá de conejo (Una receta con más de 400 años)

La fritá es sagrada en Bacares cada 14 de septiembre. Tradicionalmente los vecinos y los establecimientos de este municipio elaboran este plato para acompañar la reunión de amigos y familia. “Nosotros troceamos el conejo y lo freímos en aceite de oliva virgen extra que adquirimos en las almazaras de Tíjola, Urrácal o Serón. Cuando esté bien frita la carne añadimos los pimientos verdes -cultivados aquí-, previamente asados, a continuación echamos los tomates, con piel, sin piel, a trozos o rayados; esto a gusto de cada uno. Y después a fuego lento. No tiene más secreto”.


Consuelo Medina vecina de Bacares (retratada en el portal de la antigua panadería de Bacares).
Consuelo Medina vecina de Bacares (retratada en el portal de la antigua panadería de Bacares).La Voz
 
Minutos antes de conectarse por video llamada con su prima de Argentina para “ponerla al día” de la celebración de estas fiestas patronales, Consuelo Medina, vecina de Bacares, habló a este periódico sobre los milagros del Santo Cristo del Bosque, “que son muchos, sobre todo de salud, ya que durante todo el año vienen personas de muchos sitios a cumplir sus promesas por los favores concedidos”. Para esta mujer estos favores “son cosa del Cristo del Bosque” mientras que Internet -dice- “no me parece un milagro sino cosa del hombre”. Medina reconoció que la última búsqueda que hizo en Google fue para consultar las lecturas de la misa del domingo en su pueblo.
 

Temas relacionados
Religión Fiestas Bacares

para ti

en destaque