Vera

Rescatan un flamenco con un anzuelo clavado en la pata en el Playazo de Vera

El animal fue auxiliado por voluntarias animalistas y se recupera en una clínica veterinaria

El flamenco, después de ser atendido en la clínica veterinaria.
El flamenco, después de ser atendido en la clínica veterinaria. La Voz

La convivencia entre el ser humano y las especies animales salvajes no es fácil, algo que se hace aún más evidente en aquellas zonas en las que las fronteras entre los hábitats de ambos están próximas o directamente no existen, como es el caso del Salar de los Canos, humedal que debido a la expansión del urbanismo en la zona costera de Vera Playa, se encuentra totalmente rodeado de zonas residenciales.


Huelga decir que la peor parte de estas interacciones se las suelen llevar ellos, como ha sido el caso de un ejemplar de flamenco común que fue auxiliado el miércoles por dos voluntarias de la asociación Animalista Eleos y la Asociación SOS Vencejos, en el Playazo de Vera, donde el animal fue avistado cojeando y sangrando por una bañista, la cual avisó rápidamente a una de las voluntarias


Poco tiempo después unos bañistas anónimos consiguieron retirarle el anzuelo al ave y la dejaron marchar, pero con el objetivo de darle asistencia médica, un total de dos voluntarias, con la ayuda de los socorristas de la playa, consiguieron atrapar de nuevo al animal y avisar a las autoridades para que lo trasladaran a una clínica veterinaria de Almería.



Ahora el animal evoluciona favorablemente recuperándose de la herida que le causó el anzuelo, por lo que, para alegría de los voluntarios de la asociación y todos los vecinos de Vera que quieren y respetan el gran tesoro medioambiental que supone el Salar de los Canos, esta historia finalmente ha tenido un final feliz.


Según una de las voluntarias que participó en el rescate, Maleni Ros, de SOS Vencejos, no es normal ver flamencos por la playa, ya que normalmente su presencia se limita al Salar de los Canos, por lo que la voluntaria cree que podría tratarse del miembro de una bandada que paró en la orilla de la playa y quedó enganchado al anzuelo, siendo también probable que hubiera salido muy pronto del Salar para alimentarse de los restos que dejan los pescadores en la playa de madrugada.



 

Temas relacionados
Medio Ambiente

para ti

en destaque