La Isleta del Moro rinde homenaje al vecino de más edad

Este año el reconocimiento ha sido para Francisco Alférez Hernández, nacido en 1928

Francisco Alférez Hernández, a sus 93 años de edad.
Francisco Alférez Hernández, a sus 93 años de edad. La Voz

Debido a la situación epidemiológica actual, la Isleta del Moro ha limitado los distintos actos culturales en honor a San Agustín, exclusivamente al tradicional homenaje en reconocimiento a la persona de mayor edad del núcleo urbano, que este año ha sido para Don Francisco Alférez Hernández, nacido en 1928 


La alcaldesa de Níjar, Esperanza Pérez, que acudió al evento acompañada por la concejala de Cultura, Yolanda Lozano, destacó “la importancia del patrimonio como fuente indispensable del valor de nuestra tierra” y agradeció la implicación de los vecinos “por seguir preservando las raíces, la historia y las costumbres de este núcleo costero”.


Este acto coordinado y dirigido por Nani Cambil, profesora del departamento de Didáctica de las Ciencias Sociales de la Universidad de Granada, en colaboración con Antonio Hernández, pretende mantener viva la historia de La Isleta y la celebración de las fiestas de San Agustín. A través de la memoria colectiva han podido ver la luz un vídeo y un libro en el que los propios vecinos son los protagonistas.



Francisco Alférez Hernández, nació el 10 de agosto de 1928, habiendo cumplido hace pocos días los 93 años. Su padre era una persona muy conocida y querida por su personalidad afable y simpática y aún hoy se recuerdan anécdotas sobre el y sobre su manera de ser. Es el mayor de diez hermanos y pertenece a una de las familias fundadoras de la Isleta del Moro y con mayor tradición. Casado con Ángeles Fresneda, la de la casa de la Palmera, tiene dos hijas y un hijo. En su juventud trabajó en el mar, así como en las minas de Rodalquilar y en las canteras de adoquines.


Con el cierre de la mina, se vio obligado a emigrar a Alemania y a su regreso se dedicaría al transporte de pescado a Almería. Se cuenta como anécdota que en los años setenta, los días 25 de diciembre se llevaba a los jóvenes de la Isleta hasta Almería para que visitarán la capital y éstos aprovechaban para bailar y dar una vuelta mientras él les esperaba durmiendo en la furgoneta. Francisco, representa sin duda uno de los mayores testimonios vivos de la historia de la Isleta del Moro.



 

Temas relacionados
La Isleta del Moro Níjar

para ti

en destaque