Adra

La Torre de los Perdigones estrena su nuevo jardín vertical

Ha sido la última actuación realizada en Adra en el marco del Plan Coopera

Recorrido junto al jardín vertical al pie de la Torre de los Perdigones.
Recorrido junto al jardín vertical al pie de la Torre de los Perdigones. La Voz

El anunciado jardín vertical en el acceso a la Torre de los Perdigones ya es una realidad después de que el Ayuntamiento de Adra haya concluido la primera fase de un proyecto global con el que el equipo de Gobierno continuará embelleciendo el entorno del monumento más representativo del municipio. 


En este caso, el del jardín vertical, se trata de una actuación que ha aparejado una inversión aproximada de 40.000 euros, cofinanciados al 50 por ciento entre el Consistorio y la Diputación Provincial de Almería. 


El alcalde de Adra, Manuel Cortés, junto al concejal de Parques y Jardines, José Crespo, ha visitado este nuevo jardín vertical, junto a representantes de la mercantil encargada de su desarrollo, Verde Urbano. Como ha explicado el primer edil, “con esta actuación hemos incrementado el valor paisajístico de esta zona tan importante de la ciudad y le hemos dotado de una mejora estética, con la creación de un muro-jardinera y la plantación de nuevas especies trepadoras y arbustivas”. Además, luces led realzarán con su luz tanto al jardín como a la torre.



Cortés ha destacado el “buen resultado” de esta nueva zona verde “especialmente por la noche, ya que es iluminada con luces led, que resaltan tanto el jardín como la Torre”. Esta actuación, como ha recalcado, “es la primera de varias que se van a acometer en la zona de forma progresiva en el entorno de la Torre de los Perdigones”, y con ellas, “vamos a poner en valor y mejorar definitivamente este monumento, símbolo de la ciudad de Adra”.


Torre de los Perdigones



Uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad milenaria es la Torre de los Perdigones, que pertenece a la fábrica de fundición de plomo San Andrés y que funcionó desde 1822 hasta su decadencia en 1840, por el agotamiento de las minas de plomo de la Sierra de Gádor. De este complejo industrial formaban parte la Torre de los Perdigones, la llamada Fabriquilla del Vinagre y la Torre del Humo.


La Torre de los Perdigones estaba destinada a la elaboración de plomo en sus cuatro variedades: barras, planchas, tubos y perdigones. Éstos últimos eran obtenidos a partir de plomo derretido, que se dejaba caer hasta una pequeña balsa de agua situada en la base de la torre desde una altura de 44 metros. Debajo de la torre, que tiene una altura de 45 metros y unos 7,5 metros de diámetro, se hallan unos refugios de la Guerra Civil, aprovechando las conexiones subterráneas de la fundición, que son visitables desde 2017 gracias al proceso de rehabilitación y puesta en valor al que fueron sometidos, con una inversión superior a los 16.000 euros.

 

Temas relacionados
Adra Patrimonio

para ti

en destaque