El año de la pandemia deja seis agresiones a sanitarios en Almería

En toda Andalucía han descendido desde las 170 de 2019 a las 110 de 2020

Seis sanitarios han sido agredidos en Almería en 2020.
Seis sanitarios han sido agredidos en Almería en 2020. Europa Press

El año de la pandemia ha dejado un descenso de las agresiones perpetradas contra el personal sanitario, tal y como recoge el informe del Consejo Andaluz de Colegios de Médicos, en el que la provincia de Almería figura como una de las que menos agresiones ha registrado a los profesionales de este sector, con un total de seis a lo largo de todo el pasado año 2020, marcado por la pandemia del coronavirus.


Según los datos recogidos por la institución andaluza, en este periodo de tiempo se han denunciado un total de 110 agresiones frente a las 170 registradas en 2019, que si se atiende a su distribución por provincias dejan en primer lugar a Cádiz, con 27, y a Málaga, con 21. Ya por debajo de la veintena se encuentran Sevilla, con 16 agresiones sufridas por personal sanitario, Jaén, con 15; Granada, con 11; Huelva, 9; las seis de Almería y cinco en Córdoba, que es la que menos ha registrado. Por su parte, en toda España han sido 441 las agresiones registradas.


Para denunciar esta situación, el Colegio Oficial de Médicos de Almería se sumó a la celebración del ‘Día Europeo contra las Agresiones a Médicos y Profesionales Sanitarios’, impulsado por la Organización Médicos Colegial (OMC), para denunciar las agresiones que han sufrido, a lo largo del último año, algunos de los profesionales sanitarios, a los que desde la institución colegial hacen hincapié en la necesidad de denunciar "siempre" estas agresiones y también "que lo comuniquen a su Colegio de Médicos" para iniciar el proceso de denuncia. 



Sobre el informe, cabe destacar también que de todas las agresiones sufridas en Andalucía, el 54,5% han sido realizadas a mujeres frente al 45,5% de los hombres, una cifra que consolida la tendencia de los últimos cinco años en los que las mujeres sufren la mayor parte de las agresiones.


Asimismo, uno de los datos más relevantes de las estadísticas de 2020 es el aumento de las agresiones registradas dentro del ámbito de la Atención Primaria, que supone el 55% de los casos, seguido de las Urgencias de Atención Primaria (14%), los Hospitales (13%) y Urgencias de Hospitales (8%). Respecto a los diferentes tipos de agresiones sufridas, el 47% fueron insultos, el 41% amenazas y el 13% lesiones.



Manifiesto

Para denunciar esta situación, y como es habitual cada año, el Observatorio de Agresiones de la OMC ha publicado un manifiesto en el que hacen un llamamiento a todos los agentes intervinientes para que tomen las medidas necesarias para proteger a los profesionales y, con ello, al conjunto del sistema sanitario.


“El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España (CGCOM) puso en marcha en 2010 el Observatorio contra las Agresiones en el ámbito sanitario. Esta iniciativa vino a coordinar el importante papel que los Colegios de Médicos venían desarrollando en su ámbito de competencia con la intención de sumar esfuerzos, visibilizar el problema, concienciar a administraciones públicas, ciudadanos y pacientes de que la agresión nunca puede justificarse en ninguna circunstancia. Mucho se ha ido consiguiendo en el camino: la modificación del artículo 550 del Código Penal en la consideración de autoridad sanitaria al médico que ejerce en el servicio público (aún queda la actividad concertada y privada), la aparición de la Instrucción 3/2017 del Ministerio del Interior que da origen a la aparición del Interlocutor policial Nacional contra las agresiones en colaboración con el Ministerio de Sanidad, mayor concienciación de las Consejerías de Salud, y de los profesionales sanitarios a la hora de denunciar las agresiones. 


Por último, destacar que, a petición del CGCOM, la Confederación de Ordenes Médicas Europeas ha declarado el día 12 de Marzo como “Día Europeo contra las agresiones a médicos y profesionales sanitarios”, y que a ella se han sumado todas las Organizaciones Médicas Europeas. 


Por esto y por todos los compañeros víctimas de esta lacra social insostenible queremos refrendar que: El ejercicio de las profesiones sanitarias tiene un fuerte componente de servicio, por ello, la irrupción de la violencia en el escenario sanitario, en cualquiera de sus manifestaciones, agresiones físicas, insultos y amenazas son una lacra de indudable repercusión social que afecta a la actividad sanitaria; a la relación de confianza entre el sanitario y el paciente, a la salud del personal agredido y a la calidad asistencial que reciben los propios pacientes. El aumento de la violencia en todos los ámbitos de la sociedad no ha dejado fuera al ámbito sanitario, y podrán encontrarse explicaciones, que no motivos, pero en ningún caso, una agresión tiene justificación. “Ante las agresiones al personal sanitario, tolerancia cero”. 

Un escenario de desconfianza, exigencia desmedida y agresividad sólo tiene consecuencias perjudiciales para todos: ciudadanos y profesionales. El sufrimiento y el dolor favorecen las situaciones de conflicto en la comunicación, pero también el estrés profesional, la falta de recursos y la sobrecarga asistencial merman la capacidad del profesional para afrontar este tipo de situaciones. Hacer un uso adecuado de los servicios sanitarios, respetando los derechos y asumiendo los deberes, en un ambiente de mutua cordialidad, confianza y respeto, en aras de la mejora de las relaciones entre ciudadanos y profesionales sanitarios, solo tiene beneficios para nuestro sistema sanitario. El claro compromiso del Ministerio de Sanidad, Ministerio de Justicia, Consejo General del Poder Judicial, Fiscalía General del Estado, Oficina del Defensor del Pueblo, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y las Consejerías de Sanidad de las CCAA ante este problema, ha sido de gran ayuda para combatir esta lacra. ¡No se puede agredir a quien trata de ayudarte restableciendo tu salud! 


Aunque vamos avanzando en la mejora del seguimiento y tratamiento de estas situaciones seguimos solicitando:

  1. Reforzar las medidas preventivas. 
  2. Continuar con las campañas de concienciación a la sociedad sobre las agresiones a sanitarios y sus consecuencias. 
  3. Desarrollar programas formativos específicos para afrontar estas situaciones. Promover campañas sanitarias de respeto a los profesionales y cuidado y utilización responsable de los servicios sanitarios por parte de las Administraciones.
  4. Incrementar las medidas de seguridad en los centros, tanto públicos como privados.
  5. Conseguir la misma consideración jurídica para el delito de las agresiones tanto en el ámbito público como en los ámbitos concertado y privado. 
  6. Lograr la unificación de los criterios empleados en las sentencias judiciales y que los procedimientos judiciales sean rápidos, expeditivos y ejemplarizantes. 
  7. Potenciar los acuerdos y la comunicación con las Administraciones sanitarias, las Fiscalías y Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para el abordaje integral de las agresiones. 
  8. Creación de un Plan Nacional contra las Agresiones a Sanitarios, en la que participen todos los implicados: Ministerios de Sanidad, Ministerio de Interior, Ministerio de Justicia, Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, Fiscalía General del Estado, Federación Española de Municipios y Provincias, CC. AA, Consejos Generales de las profesiones sanitarias y Plataformas de asociaciones de pacientes. "No somos ni héroes ni villanos solamente somos profesionales sanitarios al servicio de los ciudadanos”.
 

Temas relacionados
Colegio de Médicos Medicina Hospital Poniente Hospital Torrecárdenas Hospital La Inmaculada Salud Andalucía Sucesos en Almería

para ti

en destaque