Un año después: lo más leído del coronavirus y el estado de alarma

Un repaso a los más de 300 días en los que hemos vivido inmersos en distintos estados de alarma

Imagen de El mundo visto desde casa, serie con la que De Paz explora el confinamiento.
Imagen de El mundo visto desde casa, serie con la que De Paz explora el confinamiento. Carlos de Paz

Ya ha pasado un año. Desde aquel 13 de marzo en el que vimos al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, anunciar que nos tendríamos que quedar en casa, la realidad ha dado un vuelco por completo por el avance de un enemigo invisible que nos ha hecho vivir a todos sensaciones encontradas durante las distintas etapas en las que nos ha involucrado el virus.


Unas sensaciones que comenzaron en Almería el 28 de febrero de 2020 de la mano del primer caso de coronavirus detectado en un joven que llegó desde Italia y que hizo evidente en la provincia la aparición de un virus procedente de China y del que no se sabía apenas nada. Pero  dejó de ser anécdota en la provincia y se convirtió en lo habitual mientras se expandía por los 103 municipios de manera muy desigual justo antes de que llegase el momento que nadie esperaba: se declaró el estado de alarma, llegó el confinamientose gastó el papel higiénico y nos permitió vivir junto a nuestra compañera Marta Rodríguez cada día del duro encierro.


Ese fue nuestro anterior 14 de marzo, el día en el que tuvimos que despedirnos de todo lo que nos parecía normal y que, un año después, a veces nos causa hasta extrañeza, como reunirse con más de cuatro o cinco amigos, salir una noche a tomar una cerveza o disfrutar del mar en El Zapillo de madrugada.



Lo que solo habíamos visto en películas se hacía patente delante de nuestros ojos, de un día para otro y sin que nadie pudiera hacer nada para remediarlo. Se cerraron prácticamente todos los lugares de trabajo y los colegios; se acabó el salir a la calle, el deporte, los paseos; también llegó el primer cierre de los bares y de todos los comercios que no fueran tiendas de alimentación. Nos confinaron y solo veíamos las caras de los de casa, de Pedro Sánchez, de Salvador Illa, de Fernando Simón y de Juanma Moreno en Andalucía, entre otros tantos gestores de la pandemia, y lo que parecía que podía durar unas semanas se prolongó durante meses en los que salir a la calle podía costarte cuantiosas multas.


Un rayo de luz



Hasta que se pudo salir a la calle. Después de tres meses de encierro se relajaron las medidas y llegaron horarios para salir a la calle: los niños a una hora, los adultos a otra y la población de riesgo, los mayores, en otra franja. Así pasaron semanas, llegó la apertura de los bares y después el verano, en el que prácticamente desaparecieron las limitaciones y llegó el otoño, y consigo un aumento de los positivos y el 'toque de queda', los cierres perimetrales, los cribados masivos... Un sinfín de palabras que antes nos eran desconocidas y que ahora son el pan de cada día en nuestro vocabulario.


Entre tanto, también llegó a Almería el primer fallecido por covid, un 21 de marzo, tan solo una semana después de que se decretara el estado de alarma. Fue una mujer de 86 años con patologías previas y cuya muerte se registró en el Hospital La Inmaculada de Huércal-Overa.


Desde ese momento y hasta hoy se han contado 689 en total. Casi 700 almerienses que ya no están. Casi 700 almerienses que han muerto por algo que era totalmente ajeno a todos nosotros tan solo unos meses antes y que ahora parece que puede durar una década entera en la que las mascarillas, la distancia de seguridad y los confinamientos se están convirtiendo en algo habitual y cotidiano en todo el mundo.


Pero así se ha quedado el mundo mientras las vacunas conseguidas en un tiempo récord y que ya han comenzado a ponerse no hagan su efecto a largo plazo y se consiga la inmunidad al coronavirus de la gran mayoría de la población, aunque parece haber pandemia para rato, pues el virus muta y el final de 2020 llega con dos nuevas cepas del coronavirus a las que los expertos esperan poder hacer frente con la actual vacuna.


Ahora, una de estas cepas, la británica, se ha hecho fuerte en la provincia y ya representa el 93% de los positivos que se detectan. Pero también está la vacuna, la mayor esperanza que tenemos en la actualidad para derrotar al virus, y así lo están haciendo en las residencias de mayores, entre los colectivos profesionales de riesgo y los mayores de 80 años, que ya han elevado hasta los 70.000 los inmunizados en la provincia.

 

Temas relacionados
Coronavirus Vacuna del Coronavirus Salud Ciencia Estado de alarma

para ti

en destaque